web analytics

Caretas que se ponen, caretas que se caen

Confieso que cada año espero nervioso la llegada del carnaval suponiendo que una chispa mágica devolverá la grandeza que tuvo la fiesta allá por los locos ochenta en los que eran centenares los disfrazados en la calle, había fiestas memorables como las que convocaba la Casa de los Picos, las calles estaban llenas de gentes transformadas en gentes y hasta cosas distintas y la hostelería nocturna trabajaba a destajo en una “semana grande” en medio del invierno.

Un bombero vigila de cerca los malabarismos con fuego en el desfile de comparsas.

Es que tengo buena memoria que la celebración hace ya demasiados años que se ha convertido en una sucesión voluntariosa —y ordenada en horarios y formas de estar. Reglada, vamos— de desfiles y concentraciones de las comparsas, último signo de lo que fue pero ya no es salvo en fiestas casi cerradas que mantienen durante horas algunas de las agrupaciones. A ver el martes como se da.

La cosa está muy malita y algunos no han entendido bien la cosa, tanto que en estos días optan por quitarse las máscaras y mostrar su cara real, caramba, bastante fea en bastantes casos.

La reparación de los defectos provocará más retrasos la apertura del parking de José Zorrilla.

No me diga que no le parece que se está endureciendo por días la situación en el Ayuntamiento de la capital donde la alcaldesa, Clara Luquero, se ha encontrado con una campaña de denuncia de incumplimientos iniciada por el PP —la lista es larga, ya lo hemos hablado usted y yo— y su mejor defensa ha sido calificar la iniciativa de la oposición como “tonterías” para las que no está porque “está trabajando” que oiga, no lo dudo aunque otra cosa es que tanto curro reporte los resultados deseados.

Cosme Aranguren.

Suma y sigue, que el grupo socialista va y se descuelga insinuando (ni siquiera lo han pedido directamente) que el portavoz de Centrados en Segovia, Cosme Aranguren, debería dimitir por el inoportuno y luego retorcido comentario hacia Echenique, el de Podemos. Le dijo la sartén al cazo, que decía mi abuela, la sabia. Pero hombre, por no remontarme al insultón Arahuetes, que este es el mismo grupo cuyo portavoz y superconcejal, Alfonso Reguera, trataba a la líder  de C’s en las sesiones plenarias con desprecio nada disimulado como “la señora de Ciudadanos” cuando aún no sabía que su votos salvarían sus raquíticos presupuestos.

Este mismo concejal acude últimamente con comentarios poco firmes a las redes sociales cada vez que una información periodística, amigo, contrastada y comprobada, pone en evidencia al Gobierno local.

Lo ha hecho también con otros pero con este medio se ha enfadado en el último mes por explicar lo falaz que supone decir que el Ayuntamiento ha liquidado ya las deudas millonarias que reducen a la mínima expresión las inversiones en la ciudad y por evidenciar que los urbanos, todos, pararon el lunes pasado en medio de la nevada durante casi hora y media. Dice en sus perfiles que ahí es el único sitios en el que puede dar respuesta sin cortapisas a los malvados medios y sus profesionales aunque he preguntado por la redacción y constato que a acueducto2.com jamás ha mandado una sola línea para su publicación.

Alicia Palomo.

Si, está de moda matar al mensajero que se atreva a evidenciar que el rey está desnudo, que también el episodio de la alcaldesa de El Espinar, Alicia Palomo, segura de que hay una conspiración encabezada por un grupo televisivo dispuesto a derrocarla de la Alcaldía a base de reportajes de calles repletas de nieve en los Ángeles de San Rafael. Hombre, Alicia… Y la bola sigue, que llega acto seguido el PSOE, la organización provincial, y lanza un comunicado de apoyo a la regidora, abundando en el error. Me asusta mucho oír eso que se está haciendo habitual de que “o eres de los míos o estás contra mi, so intolerante”. ¿A usted no?

Por cierto, en otra reunión socialista que reunió sólo a cargos y militantes socialistas bajo el epígrafe “asamblea abierta” para hablar de las pensiones, el larguísimo canutazo de 16 minutos sin una sola pregunta de los informadores que se limitaron a escuchar  las propuestas de sobre pensiones del locuaz ejecutivo federal, Toni Ferrer, y en el que voló por los aires la grabadora de una redactora de otro medio por la efusividad en el movimiento de brazos del secretario, José Luis Aceves, provocó el enfado de algunos asistentes que se fueron airados, vociferando y… ¡culpando a los “putos” periodistas! del desastre organizativo.

Las alcaldesas de Zamarramala, Esther y Elena de Andrés.

Caray, si yo he iniciado esta entrada de fiesta y es por ahí que quiero seguir, que las mujeres de la provincia andan por ahí tocadas con montera y con el bastón de mando en la mano celebrado Santa Agueda, una fiesta convertida en el símbolo de la lucha contra la desigualdad, repiten machaconamente en calles y barrios mientras queman monigotes con hechuras de hombre… Pues otra cosa en la que pensar cuando tenga un rato.

Venga, a asuntos policiales, que además de seguir comunicando periódicamente sucesos en los que “alguien” ha delinquido “un día” en “algún sitio” pero le han pillado, que es lo importante, la subdelegación del Gobierno ha respondido criptiamente a la alarma generada por otro presunto intento de secuestro de un menor a partir del testimonio del propio niño y sólo porque la noticia había corrido como la pólvora en las pantallas de los teléfonos móviles. ¡Hombre! Así no hay quien toree.

Julián Sanz y Julio Sanz Orejudo, decanos actual y saliente del colegio de abogados.

Lo mismo me estoy metiendo en un lío pero estoy tranquilo que hay nuevo decano del colegio de Abogados, Julián Sanz, que dice que va a dignificar el trabajo de sus colegiados para que puedan prestar un mejor servicio a la sociedad, de entrada reclamando que los abogados de oficio cobren algo más de los 150 euros establecidos hace años. Suerte en el intento.

Entrada principal de la sede de la Federación Empresarial Segoviana.

Cambio de tercio que ando dando vueltas a las declaraciones de los responsables de la patronal agrupada en la Fes que aspira a que atraer a Segovia una empresa cada diez días durante los próximos siete años… Acto seguido informaron, esperanzados, de que parece que hay una (una) empresa catalana —del sector químico, nada que ver con el futuro de tecnología e industrias limpias que se prometen hace años para Segovia— que parece que tiene interés en venir aquí y que ya veremos si cristaliza. Pues o subimos la media o no legamos.

No hay más que tengo que coser mi disfraz para el martes y no soy demasiado hábil con el hilo y la aguja, que yo soy más de cortar patrones.

Autor: Justo Verdugo

Justo Verdugo, segoviano de cierta edad es un observador de su entorno y un ávido consumidor de las noticias que se publican en cualquier soporte y lugar. Con periodicidad semanal, el autor resume sus conclusiones en esta sección, en la que todos los ciudadanos están invitados a opinar a través de sus comentarios.

Compartir en

1 Comment

  1. Pues a ver para cuando en la fiesta esa, convertida ahora en reivindicación contra machismo-desigualdad-genero-número-grado…confusión, ponen un hombre y una mujer al mando de la fiesta, vamos al 50% más igualdad (matemática) de miembro y miembra de cada sexo (se puede decir y sexa) imposible, bueno eso creo que lo mismo… 😉

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *