web analytics

Campaña. Día 5: ¿Quién ganó el debate de Radio Segovia?

Animado debate el servido por Radio Segovia entre los cinco candidatos con representación en el plenario del Ayuntamiento de Segovia. A diferencia del deparado por los candidatos al Congreso, los aspirantes a alcalde dieron juego, se emboscaron, se enzarzaron y dieron espectáculo que es lo que cuenta.

Comandado por Miguel Ángel Fuentetaja, sobrio pero impecable, el debate giró en torno a cuatro bloques: economía y empleo; urbanismo y servicios; y cultura y turismo. Con un turno inicial para cada bloque de un minuto por candidato, seguido de una réplica y contraréplica. En general, hay que destacar una cuestión; todo lo que le falta a Clara Luquero en prestancia física (canija y regordeta) le sobra en voz, dicción profesional y timbre perfecto, claridad expositiva remarcable. Habla muy bien la candidata socialista. El debate se desarrolló al aire libre, en una terraza de la Biblioteca Pública de Segovia accesible solo por invitación, con los candidatos bajo carpa. Pues bien, desde cualquier ángulo las intervenciones de Luquero llegaban nítidas y fuertes. Le pongo un 8.

No se puede decir lo mismo del resto. Angel Galindo, de IU, estuvo muy monocorde, deliberadamente ausente del cuerpo a cuerpo en las réplicas y, en la medida de lo posible, limitándose a dar la receta de IU a los temas propuestos. No era la mejor estrategia para un debate basado en las réplicas y que toleraba el corte al rival, así que a Galindo, que en los plenos suele llevarse el MVP de calle, le faltó sentido del show. Sintiéndolo mucho, cateado, un 4. Quiso ir de hombre de paz, de sensatez, pero su voz quedó ensordecida en el fragor de la batalla.

Cosme Aranguren estuvo atento y rápido al corte, en especial para atacar a Noemí Otero, de Ciudadanos. Cualquier crítica que la naranja hacía a Luquero era rápidamente atajada por Aranguren que recordaba como Ciudadanos ha votado a favor del equipo de Gobierno en las principales áreas. Si Aranguren fue el más marrullero y el que dio más espectáculo no estuvo tan bien en la parte constructiva de desarrollo de su programa. Se sabe lo que Centrados no hará, pero sus propuestas quedaban un tanto desangeladas y faltas de concrección. Más fajador que fino estilista. Dejémoslo en 7.

Nerviosos estaban los dos «novatos» en la contienda, Pablo Pérez y Noemí Otero, ambos no dejaban de mover los pies, señal de impaciencia y ansiedad según toda la ciencia que uno alcanza en lo tocante a lenguaje no verbal. En justicia, esta «ansiedad» no se tradujo en sus intervenciones. Pablo Pérez tiende a trabucarse pero ha mejorado notablemente y es también ducho en la réplica y el corte. Machacó a Luquero en la cuestión económica pero  fue muy permisivo con Centrados y Ciudadanos, ante cuyas intervenciones daba cabezazos de asentimiento. Ahora bien, no le cogieron en ningún renuncio y defendió con brío sus propuestas. Se marcó uno de los navajazos de la mañana cuando Luquero acusaba al PP de no recorrer los barrios,  Pérez cortó por lo sano señalando que él si vive en Segovia, va y, por tanto sufre, en bus, y no como Luquero que vive en La Lastrilla (prudente retirada de la alcaldesa). Para Pérez entre el 6 y el 7.

No lo tenía fácil Noemí Otero, su situación era la más compleja, crítica con Luquero pero legataria de un mandato en el que su partido -la defenestrada Maria José García Orejana- tan pronto estaba como dejaba de estar. Lo pagó Otero, más teniendo enfrente a un Aranguren que va con descaro a por los votos naranjas y no le concedía ni una. Tanto le arreó el centrado que, en un momento dado, a Otero no se le ocurrió otra que escudarse en su condición de mujer para tanta crítica. Todavía le arreó más Aranguren. Con todo, estuvo Otero batalladora, no se dejó pisar por nadie y se las tiró tiesas a Luquero. Un seis.

Primer round: masacrando a Luquero

Si esto fue en lo formal, no pasó lo mismo en lo tocante al contenido, especialmente en el primer bloque, caracterizado por un «todos contra la alcaldesa» (con Galindo out, ajeno al cuerpo a cuerpo). Estaba cantado, el talón de Aquiles de Luquero es la atonía económica de una ciudad que pierde población y no espabila en atracción empresarial. ¿Qué se ha hecho para mejorar la atracción empresarial? ¿por los polígonos? ¿por las empresas? ¿qué hay de aquel «despertar arahuetero» que gracias al AVE y el CAT nos iba a forrar a todos? El balance de Luquero es entre pobre y pobrísimo ahí, con la alcaldesa esgrimiendo como gran victoria que hay nueve (no diez, 9) empresas interesadas  en el CAT, con el compromiso de Indra de que hará algo en el edificio de baterías el año en que se acabe, y que un día de estos el ministerio y la universidad anunciarán un proyecto mayestático por la cosa del 5G. Por más que lo intentara vender, las andanadas desde Ciudadanos, Centrados y muy especialmente del PP, le llegaban demoledoras, con Pérez y Aranguren hablando abiertamente de «chiringuito» de 30 millones, lo que motivó alguna queja del tipo «no le consiento…» de Luquero, en balde. Nada. No hubo piedad.

Urbanismo y servicios, empate

Pero las tornas se volvieron lanzas. Tocaba en el siguiente bloque hablar de urbanismo y servicios municipales. Allí brillaron más o menos todos. El PP sacando petróleo de las deficiencias del servicio de autobuses y lanzando la propuesta estrella del «telebache», un teléfono para arreglar baches en 72 horas que, según parece, va de fábula en Ávila. Rápida réplica de Luquero, sí, Ávila, que tiene 13 autobuses por 18 Segovia, le espetó Luquero a Pérez, para a continuación vender que «Segovia es la ciudad que más invierte en servicios» y recordar la buena puntuación en limpieza dada a la ciudad por una web de consumidores y usuarios. Otero señaló con sensatez que, precisamente, la ciudad gasta 30 millones en servicios municipales pero la calidad no está en comparación. La de Ciudadanos quiso también sembrar propuesta mediática declarando que, en siendo alcaldesa, reservará un día al mes para reunirse con los vecinos. Al cuello se le tiró Luquero recordando que no hay colectivo en Segovia que no tenga su teléfono, y para que quedara más claro, va y lo casca en directo, «seis tres seis…» Tanto para Luquero.  Aranguren a lo suyo, metiendo cizaña ora con Luquero ora con Otero, y Galindo y en plan más allá del bien y del mal machacando su propuesta de «remunicipalizar servicios». Empate general.

Cultura y Turismo: gana la alcaldesa

El tercer bloque,  sobre cultura y turismo, se lo adjudicó Luquero de calle como que hasta el mismo Pablo Pérez reconoció que, en sus tiempos, Luquero había sido una buena concejala de cultura, consolidando festivales y certámenes que Pérez se apresuró a revalidar cuando sea alcalde. Un paso más allá fue Aranguren, que directamente ofreció a Luquero la concejalía de cultura en el próximo mandato. «Yo solo seré concejala en un equipo socialista», dijo Luquero.

Luquero salió con bien en la batalla de cifras que le planteó Otero y logró que temas como el guadianesco PEAHIS o la ausencia de ordenanzas sobre el Acueducto apenas sobrevolaran por el debate. Nuevamente volvió a jactarse de ser Segovia la única ciudad que ha convertidos sus prisiones en centros culturales, a propósito de lo cual hubo un cierto enganche cuando, viniéndose claramente arriba, Luquero hablaba de la puesta en servicio «sin apenas dispendio» de la Casa de la Lectura. Ahí le cortaron todos, recordándole Pérez y Aranguren que lo que iban a ser 50.000€ han terminado siendo 250.000€. Ni inmutarse Luquero, que anunció para 2021, y aún no recuperados del año machadiano, una gran movida con el quinto centenario de Villalar. 1521, en abril para más fechas… Habemus fausto!

Y hasta ahí. Curiosamente, no se habló apenas de pactos, que parece ser la madre del cordero a la vista de las encuestas. Final del debate con buen ambiente y foto de familia con Segovia de fondo. No hubo un ganador claro, como es de prever en estos casos y los coach de los aspirantes apuntándose la victoria más por la vía de criticar al ajeno que de vender al propio. En este punto es de interés mencionar a los equipos de campaña, José Bayón y Jesús García Zamora, por el PSOE. Javier Arranz de asistente de Aranguren, juntamente con el responsable de campaña Juan Ángel Ruiz, Alfonso Martín y Laura Suárez con Otero, Pablo Pérez con su jefe de campaña Miguel Ángel de Vicente, en tanto Galindo acudió con el candidato a concejal por su formación Álvaro Moreno.

Martín, de Ciudadanos, comenta la jugada con los candidatos, finalizado el debate. Arriba, foto de familia y diversos momentos del debat.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

12 Comments

  1. Pues ya puestos a dar notas como un maestrillo de escuela franquista a Vd, que debe ser esbelto y flexible y no canijo ni regordete le doy un dos , se lo pongo en número para que se entere mejor : 2 , por su petulancia , su sesgo derechista ,su elitismo rancio y sus comentarios plúmbeos y aburridos.

    Post a Reply
  2. Que un periodista profesional (es de suponer) llame «canija y regordeta» a una representante político de la ciudad, en concreto a su alcaldesa, es del todo reprobable: cero para el autor de este artículo.

    Post a Reply
  3. Mal, muy mal lo de canija y regordeta, ¿es usted un adonis?

    Post a Reply
  4. Es curiosa la censura que realiza este medio solo con los comentarios de algunos opinadores, y pasa de largo con Luis Besa y calimocho. Curioso.

    Post a Reply
  5. Estoy empezando a pensar que L. Besa y el «cuñado» Calimocho, son la misma persona… Artículos como este lo demuestran…

    Post a Reply
  6. No creo que Besa y Calimocho sean la misma persona, pero desde luego en una información electoral (fuera de un Blog personal) me parece fuera de lugar la opinión sobre la candidata socialista. Un cero patatero, para usted, señor Besa.

    Post a Reply
  7. ja, ja, ja, ja,….. menudo «SherlockHolmes» que estás hecho, Aprendiz.
    Lo que daría yo por escribir la mitad de bien que lo hace el Sr. Besa. Él es periodista profesional, y yo soy un simple currito. Como del agua al vino.
    Pero es lo de siempre, Aprendiz. La «superioridad moral» de la izquierda y los perro-flautas bolivarianos, hacen que calificar cariñosamente a alguien que es bajita y gordita, de «canija y regordeta» lo consideren una afrenta máxima. Menos mal, que al Sr. Besa no se le ha ocurrido decir de la Sra. Luquero, que es…… «carroñeras, escorpiones, hienas. Bestias con forma humana». ¿Te suena, Aprendiz?……. ¿y que tenemos una «tara en el ADN?
    Todo eso lo dice de todos nosotros, un socio del jefecito de la Sra. Luquero,……. y «no pasa nada».
    Anda, Aprendiz, ponte el «salvame de luxe», o mira a ver como le va a la Pantoja, salao.

    Post a Reply
    • Usted no acierta ni una, ni soy de izquierdas, ni de derechas, ni veo el canal ese «de mierda» que usted ha mencionado (del cual le veo a usted muy bien informado, quizá sea porque está todo el día viéndolo y por eso tiene el cerebro medio derretido).

      Lo del peloteo a L. Besa, ¿venía a cuento?

      Venga Calimocho majo, deje usted de decir sandeces… Que parece un disco rallado!

      Post a Reply
  8. INCREIBLE,Que un Sr que se dice «periodista»juzgue a una mujer por su aspecto físico y no por sus capacidades.
    Ahora todavía es peor que el medio en el que usted escribe haya publicado su falta de respeto hacia las mujeres…y le habrán pagado!!!

    Post a Reply
    • Eutimio, creo que el tal Calimocho está nuevamente en coma etílico profundo por lo que no creo que esté en condiciones de atender tu mensaje.

      Post a Reply
  9. Totalmente fuera de lugar el comentario sobre la Sra. Luquero. El periodista debe informar, no juzgar el físico, hay que tener más profesionalidad.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *