web analytics

Cambrones: los alcaldes de la Atalaya se comprometen a mantener las caceras

Concentración de la Junta de Cabezuelas ante el consistorio de Palazuelos.

Técnicos de la Confederación Hidrográfica del Duero, en el marco de la expropiación de la cacera del Cambrones, giraron visita de inspección a la acequia. Según explicaron fuentes municipales, la visita de los técnicos tenía por objetivo revisar el estado de la cacera,  comprobar el funcionamiento del caudalímetro y los aprovechamientos de la concesión. Los técnicos estuvieron acompañados de representantes de los municipios de la Mancomunidad de la Atalaya, así como partidos políticos, a los que la Confederación considera alegantes válidos para la tramitación de la expropiación.

Un estatus que sin embargo la CHD niega a la institución que históricamente ha gestionado la concesión de los 363 litros por segundo sobre el Cambrones, la Noble Junta de Cabezuelas. Alegando que la junta es una mera figura histórica y no administrativa, la confederación se niega a asumir como parte interesada a los gestores tradicionales, una treintena de los cuales se concentraron ante la puerta del Ayuntamiento de Palazuelos de Eresma en protesta por la falta de reconocimiento. “Es una situación paradójica, para algunas cosas la confederación si los considera pero para otras no”, explicaba Jesús Nieto, alcalde de Palazuelos.

Al término de la visita, y en el acta de la misma, los representantes de Palazuelos, La Lastrilla, San Cristóbal y Trescasas dejaron constancia de su interés en mantener la cacera como recurso tradicional y ecológico. En concreto, estuvieron presentes los alcaldes de Trescasas, Borja Lavandera, y Vicente Calle, de La Lastrilla y presidente de la Mancomunidad de la Atalaya, delegando su presencia Nieto en técnicos municipales. Los representantes municipales dejaron constancia escrita en el acta final que: “manifiestan su deseo de que la mayor brevedad posible se ponga solución a las necesidades de abastecimiento de los municipios de la Mancomunidad de la Atalaya, sin perjuicio del valor histórico que tienen las caceras, que son el origen de los municipios”.

Es un tema importante y supone un cambio de actitud en la política  seguida por la Mancomunidad de la Atalaya, hasta ahora caracterizada por nulas relaciones o enfrentamiento con la Junta de Cabezuelas.

Cabe recordar que amparándose en el decreto contra la sequía de 2017, la Confederación inició la expropiación de las dos caceras históricas del alfoz segoviano, Cambrones y Navalcaz. En el caso de Cambrones, se escudaban en la falta de caudalímetros y falta de control de los aprovechamientos, sin que se permita a los de Cabezuela personarse en el proceso.

Técnicamente, y si bien la junta de Cabezuelas es la histórica gestora de la concesión, el agua pertenece a los vecinos de la mancomunidad de la Atalaya, cuyos alcaldes ya han pactado la extinción de la concesión a cambio de 60 litros por segundo para abastecimiento. Visto desde la perspectiva de los alcaldes, la lucha ahora pasa por mantener sobrantes que permitan a la cacera mantenerse como un agente ecológico vital del sotomonte segoviano, posibilitando también la preservación de los usos tradicionales compatibles con el abastecimiento. “Creemos que hay agua para todo. Ahora mismo estamos consumiendo un 40% más del agua de abastecimiento de la que tenemos asignada”, explica Nieto.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

3 Comentario

  1. Deleganando Jesús Nieto su presencia en técnicos municipales…jajaja.me parto y me troncho…pero ha ido este señor alguna vez a la cacera???? En su vida….encima de ir contra de los regantes al igual quelos alcaldes del pp de la lastrilla y san Cristóbal, Nieto no es capaz a ir in situ no sea que se moje o se manche los zapatos…vergonzoso, Jesús Nieto, vergonzoso, gracias a Benedicto Rodao de Palazuelos en Común, el único concejal de Palazuelos que estuvo junto a los regantes, váyase señor Nieto, váyase.

    Post a Reply
  2. Señor periodista, su escrito es un poquito tendencioso. La cacera pertenece a los vecinos de los pueblos, cuyos ayuntamientos forman la mancomunidad de La Atalaya. La mancomunidad es sólo una suerte de asociación de los ayuntamientos para gestionar servicios comunes. Eso de que el agua pertenece a los vecinos de la Mancomunidad de La Atalaya, es bastante inexacto. Los ayuntamientos no tienen nada que negociar en la concesión, porque no les pertenece. Cuando se extinga el derecho de agua de los vecinos y la confederación cobre por la concesión su buen dinero que repercutirá en nuestros bolsillos, nos acordaremos de Nieto, los alcaldes de La Lastrilla y San Cristóbal, y ya no tendrá remedio.

    Y por cierto, aquí se pretende extinguir el aprovechamiento de las caceras, en ningún caso se va a expropiar nada.

    Post a Reply
  3. Señor periodista: su comentario es cuando menos un poco tendencioso. El agua pertenece a los vecinos de los pueblos, y está gestionado por la Junta de Cabezuelas, que lleva haciendo este trabajo desde hace cientos de años. Es histórico, pero sigue vigente por mucho que les moleste a los alcaldes. La mancomunidad sólo es una asociación de municipios que gestionan servicios comunes. Por tanto, lo de “vecinos de la mancomunidad” está de más, y lo de “técnicamente” ni te cuento.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *