web analytics

Caceras, agua que no has de beber…

Al igual que Justo Verdugo, soy pesimista sobre el futuro de las caceras del alfoz segoviano. Entre la desidia institucional y el desinterés de la gran mayoría de los segovianos, que lo único que les importa del tema es que abren el grifo y se llena la bañera, nos toca asistir al fin de una tradición secular. Pongan 700 años de historia y se quedarán cortos.

Un poco de contexto. Al calor de la alarmante sequía de 2017 (y como siempre, manda huevos que nos acordemos del carácter severo del estiaje mesetario cuando se nos secan los pantanos), el Gobierno emitió un decreto que facilitaba a las Confederaciones endurecer su labor de policía de aguas, a la vez que simplificaba el antaño complejísimo proceso de recuperación de las concesiones. Lo que antes demandaba un expediente expropiatorio, desde 2017 puede resolverse con un mero expediente administrativo donde se consignen —sin ni siquiera esperar a lo que diga el juez—  irregularidades en la gestión de la concesión tales como un cambio no autorizado en el uso del agua, que es lo que ha pasado muy parcialmente en Navalcaz, o que el agua de la concesión de Cambrones no está bien aforada (cuando la realidad es que son los de Aquona los que abren o cierran la cacera).

Toda una invitación a meter mano a los 746 litros de agua por segundo que tienen las caceras de Navalcaz (383) y Cambrones (363). De esta manera, Confederación se libra de las hipotecas que pesan sobre la distribución de agua del Pontón. Como ya no hay concesiones que atender, puedo reasignar las aguas.

Así están las cosas. Estoy seguro que en el caso de Navalcaz la “expropiación” no será fácil. Los propietarios de tierras regables están organizados, son gente de posibles, y pleitearán. A la vez, al ayuntamiento de Segovia mantiene una posición neutral. No pasará lo mismo en el Cambrones.

Reunión de regantes de caceras segovianas, San Cristóbal 2018.

Antes de proseguir, más números. Los pueblos que se benefician de la cacera del Cambrones, Trescasas, Palazuelos, La Lastrilla y San Cristóbal, aglutinados para la cuestión del agua en la Mancomunidad de la Atalaya, juntan unos 13.000 cristianos. A 200 litros día por cabeza, estamos ante un consumo de 2,6 millones de litros día. Es decir, poco más del 10% de los 22 millones de litros día que supuestamente carga la concesión del Cambrones. Dicho de otra manera, entre Cambrones y Navalcaz hay, sobre el papel, agua para 230.000 habitantes. Toda la provincia de Segovia y otra mitad.

Son números teóricos, claro. Las caceras no llevan tanta agua todo el año. Pero en realidad es bastante relativo hablar de un problema de abastecimiento de agua en el alfoz. Desde hace muchas décadas, la junta de Cabezuelas, gestora de la cacera, permite (y no podría ser de otra manera) que los ayuntamientos tiren de la concesión, a sabiendas que de octubre a mayo, en un año normal, hay agua de sobras para compatibilizar riegos y consumos. A partir de mayo, la poca agua que baja se destina casi en su totalidad al abastecimiento. Llega un punto en que ni siquiera, y entonces toca bombear de El Pontón. Agua cara y mala.

Digo que no podría ser de otra manera porque, en rigor, la concesión del Cambrones no pertenece a los propietarios de tierras regadas por la cacera (como es el caso de Navalcaz). La concesión es un beneficio a todos los vecinos de los cinco concejos que atraviesa la cacera. Los concejos son el antecesor administrativo de los ayuntamientos. En puridad, pues, el agua es de los vecinos pero la gestiona la junta de Cabezuelas, a modo de junta de regantes (aunque en realidad la gestiona Aquona).

Azul del Cambrones.

¿Qué pasa? Que a los municipios no les sirve de nada este acceso consuetudinario del agua cuando toca acreditar jurídicamente que no les falta agua y evitar así que la justicia tumbe los desarrollos urbanos (los más ya ejecutados) de los últimos lustros y de los próximos.

Lustros en que munícipes y regantes se han reunido hasta el agotamiento sin llegar a nada. Se intentó crear una comunidad de regantes. No hubo forma. Entre los regantes había muy poco interés en desembolsar los muchos dineros que costaría poner en marcha la entidad, total para que los ayuntamientos hicieran prevalecer la primacia del abastecimiento al riego cuando la cosa va mal dada (y como marca la ley). Lo intentaron por su cuenta los ayuntamientos; Trescasas no quiso.

Acuciados por la imposibilidad de acceder “de iure” a un agua que es suya, al final los ayuntamientos han dicho, sea: nos conformamos con los 60 litros por segundo que nos concede “provisionalmente” la CHD y arreglamos el marrón. De esta manera garantizamos el suministro y libramos de hipotecas el Pontón para poder repartir el agua del pantano. Los regantes poco pueden hacer. Administrativamente, la muy noble junta de Cabezuelas no existe, es la entidad histórica más antigua de Segovia pero sin rango de persona jurídica. Así que adiós agua. No existen.

Ahora bien. Que nadie cante victoria porque no hay tal. Al renunciar a la concesión, los ayuntamientos están renunciando, también, al derecho histórico que tenían sobre el agua. Esta es la cosa. Han asegurado el agua para hoy, y mañana ya veremos.

Mañana no, pero dentro de diez años, malicia el ex-concejal, perejil de todas las salsas hidráulicas, Ignacio Tapia, si se pone en marcha la presa del Ciguiñuela, y tal como estipula el ¿anteproyecto?, una de las funciones de la tal presa será la producción hidroeléctrica… Entonces…

Entonces toda agua será poca. Y ya no estamos hablando de una noble y secular tradición. Hablamos de dinero (mucho dinero) y de la preservación de un patrimonio ambiental de primera mano. Porque si hay que producir energía con lo que dé de sí Ciguiñuela, todo aporte de agua será poco. Apuéstense pies y manos a que un pedazo de tubo conectará la toma del Cambrones con el nuevo pantano y que por este tubo fluirá agua de octubre a mayo. Y entonces adiós vegetación de ribera. Adiós cacera y adiós disponibilidad de agua para 350.000 bocas.

Y eso sí que no. Para beneficiar a Iberdrola, no. Y no solo Iberdrola, se me ocurren muchos novios para el agua. Muchos novios que llegado el momento llorarán y pagarán sus buenos duros al Estado por una parte del pastel. Se me ocurren muchos novios y los que de verdad preocupan son los que no se me ocurren.

Pues es siempre un error renunciar a un derecho. Y eso es lo que está haciendo la Mancomunidad de la Atalaya. Conozco y valoro sus razones, de algún modo los alcaldes se ven atrapados entre la perentoria necesidad de garantizar el agua y la imposibilidad de llegar a acuerdos con los regantes. Pero la renuncia es un precio demasiado salvaje. Es tan sencillo como eso: era agua solo nuestra, mañana solo del Estado.

 

Author: Luis Besa

Luis Besa. Periodista,

Share This Post On

13 Comentario

  1. Está claro que hay muchos intereses económicos y poder entorno al agua. Pero es el momento que todas las administraciones implicadas informen (la Ley de Tansparencia dixit) por cuánto, cómo, cuándo, por qué y quiénes se van a beneficiar con estas concesiones.

    Post a Reply
  2. El agua no es una pura mercancía, un simple recurso productivo que utilizamos para satisfacer nuestras apetencias, el agua es un bien común, natural y cultural de la Humanidad, y un Derecho Humano en el caso del abastecimiento.
    En la CHD reina la desgobernanza, donde a falta de conocer con detalle la dispinibilidad del agua, se intenta cuadrar los números en las concesiones. Y con ello continuar con el reparto y la explotación como único camino en su gestión.No existe destino más digno para el agua que poner sus caudales para el inpulso económico del país,sin reparar en los valores identitarios y afectivos que nos unen a él, y lo insostenible de este camino. Necesitamos un profundo cambio en la mirada que como sociedad, merece el agua, ese bien tan preciado que nos ofrece la naturaleza. Cuidemosla de la gestión económica, interesada e irresponsable que ejercen nuestras administraciones, y tomemos conciencia social de lo que tenemos en juego. Nos esperan tiempos de entrega y esfuerzo por las cosas que realmente importan. El interés público de tod@s, debe prevalecer sobre el lucro de unos pocos. Muchos ánimos.

    Post a Reply
  3. D. Luis, le veo un poco pesimista en relación al Cambrones. No subestime usted el poder de la gente cuando le tocan lo suyo y su identidad. Y que tal vez esto lo dirimirán los tribunales. Hay gente muy preparada para luchar contra este desatino. Esté atento al número de alegaciones que se están recogiendo, tantas que hay un alcalde muy nervioso y que incluso ha puesto pegas e impedido que se hayan registrado en su Ayuntamiento. En la Mancomunidad no hay unanimidad tampoco, así que no se fíe de los que hablan en su nombre. Es una pena que tengamos gente tan cortoplacista en los Ayuntamientos. Y por cierto, habría que reformar las Confederaciones y meter más gente de otras formaciones diferentes a las de los ingenieros de caminos, canales y puertos. El agua es mucho más que metros cúbicos y dotaciones.

    Post a Reply
  4. El gran peligro que corren las Caceras del Cambrones y Navalcaz es la postura de los tres alcaldes peperos, que se han puesto incondicionalmente a favor del embalse del Ciguiñuela, razón por lo cual en la última Comisión Informativa de la Mancomunidad la Atalaya pretendían tomar un acuerdo de apoyo a la Confederación por haber abierto ambos expedientes de EXTINCIÓN de las Concesiones de las Caceras.Estos “estómagos” agradecidos peperos ,lo que pretenden en connivencia con Confederacion, que quiere anularlas,es que las Concesiones de agua de 363 litros por segundo del Cambrones (940.896 metros cubicos al mes) y 393 litros por segundo de Navalcaz (1.018.656 metros cúbicos al mes),o sea un millón de metros cúbicos al mes, aproximadamente,para cada Cacera,que pasen al Embalse del Pontón, para posteriormente trasvasarlo al embalse del Ciguiñuela,y por tanto cubrir las necesidades de las demandas agrarias de riegos en la cuenca del Eresma en la provincia de Valladolid.Mientras Segovia-capital,los municipios de la Mancomunidad de la Atalaya y La Granja tendrían que bombear agua para sus abastecimientos urbanos.Quien va a pagar la factura de los bombeos,…los alcaldes de La Lastrilla,San Cristóbal y Palazuelos. De que van éstos Alcaldes peperos,de estómagos agradecidos.

    Post a Reply
    • Podían llenar el embalse del Cigüiñuela trasvasando el agua PÚBLICO de la concesión que tiene echa cierta embotelladora que todos conocemos en 7 Arroyos (afluente del Cambrones) ,sin necesidad de tocar las caceras que llevan dando servicio a muchos segovianos desde hace siglos.

      Post a Reply
  5. No digo yo que no pero tampoco que si…
    Lo que esta claro es que los tres cabezas pensantes pperos que toman en su mano la bandera del agua lo que realmente quieren es que la CHD les de los litrillos que lrs faltan para poder seguir poniendo ladrillos en los prados y proseguir con la burbuja inmobiliaria….
    O es que nadie se da cuenta de que no tieben agua los tres ayuntamientos que encabezan esta cruzada para seguir expandiendose???
    Mucho me temo que esta guerra esta perdida de ante mano y lis vecinos de estos municipios seguiremos disfrutando de lo votado….
    Ale paz y amor¡¡¡

    Post a Reply
  6. Complejo asunto el que trata el Sr. Besa. Confluyen muchos intereses cruzados, y todo ello acabará en los tribunales seguro.

    Aparte de las querencias y creencias personales, hay que recordar a todos que el artículo 60 de la Ley de Aguas deja muy clara la prioridad de uso de los abastecimientos urbanos y pequeñas empresas con consumos bajos conectadas a su red, frente a los usos agrarios, y todos estos frente a la producción hidroeléctrica. Fin de la discusión.

    Por otra parte, en 7 siglos los usos, costumbres y necesidades de los españoles han cambiado radicalmente, y las leyes evolucionan para adaptar el marco de convivencia a esas nuevas situaciones. Ya no vamos al lavadero a hacer la colada, ni traemos agua en cántaros con la mula…

    En definitiva, que el organismo regulador llamado CHD se encargue de reordenar los usos y de gestionar los recursos por el bien COMÚN de TODOS los usuarios, es decir TODOS los españoles (no solo los comuneros citados), no debe de ruborizar a nadie, siempre que se haga con rigor, transparencia y dentro de la legalidad vigente.

    Quizás debería escucharse más a los técnicos en hidrología, como al Sr. Domingo Pinillos, proponiendo infraestructuras de régimen plurianual; y menos a “aficionados al charco” (autoproclamados “estudiosos del agua”), que proponen, por ejemplo, recrecer Puente Alta poniendo otra tongada de hormigón encima de su coronación (Cadena Ser dixit), eso sí, hormigón armado… :):):):); o a políticos emperrados en politizar (perdón por la reiteración) todos los asuntos sin criterio técnico y con mero afán electoralista, sacándose carísimos recrecimientos de la chistera o proponiendo/aceptando presupuestar supuestos “estudios de viabilidad” de “terceras vías” sobre asuntos sin competencia… patético.

    En mi opinión, Segovia y su alfoz necesitan mejorar su abastecimiento con dos medidas simultáneas: reducir sus consumos per cápita, fomentando un uso racional de los recursos; y disponer de un almacenamiento suficiente, que ahora no tiene. Y si ese almacenamiento permite suministrar agua DE TODOS LOS ESPAÑOLES a zonas bajas de nuestra región para la producción agrícola, pues bienvenido sea, ya que nos beneficiaremos indirectamente con la mejora de nuestra economía regional… a ver si dejamos de atizar el “segovianismo” cual independentista de libro, leñe, que así nos va.

    Y Sr. Besa… ¿por qué se mete con Iberdrola? ¿por qué no dice Unión “Penosa”, que nos pilla más cerca y gestiona otros embalses de la provincia, como Burgomillodo? Mejor, ¿por qué no se olvida de las productoras eléctricas, que están los terceros en prioridad de uso hidráulico? ¿o es que le han cortado la luz alguna vez? Supongo que se trata de embarrar más el asunto introduciendo más actores y variables… a río revuelto… (¡Ey, qué oportuno!) Saludos cordiales.

    Post a Reply
    • Saludos Builder. En primer lugar, considero bastante mítica la necesidad de abastecimiento de Segovia y su alfoz. En 2017, considerada una de las peores sequías de la historia de España no fue menester medidas excecpcionales. La situación no es la misma, por ej, en El Espinar, donde sí pueden tener problemas. En Segovia, con población a la baja y bastante trabajo por hacer en lo tocante a racionalización, no veo yo ni la menor necesidad de nuevos embalses por esa razón.

      Si es urgente embalsar agua para riego (de nuestra misma cuenca, no soy nada partidario de los trasvases entre cuencas por razones de sostenibilidad) dada la patética situación del Cega, sobre explotado vilmente. NAturalmente, dicho uso agrario debe ser no para expandir gasto, sino para minizar pozos (como pasa hoy).A tal fin pienso que con el de Lastras debería sobrar y cambiar las concesiones de pozos por agua embalsada
      .

      No soy nada partidario de un gran embalse para producción eléctrica pues supone una hipoteca de los recursos de invierno que se precisan para regenerar el piedemonte. Esta es la cuestión. La producción eléctrica, como bien dice, está condicionada a otros usos, pero el hecho cierto es que al suscitar una demanda constante durante periodo de avenida tiene un efecto drenaje total y absoluto en toda la cabecera e impide la acumulación natural en freáticos, arroyos, etc… Es una garantía plena de desecación.

      Cito a Iberdrola como podría citar a Endesa o Gas Natural Fenosa, que se reparten la producción en régimen de oligopolio con los precios más caros de Europa. Cambiar la concesión que ahora tienen los vecinos por una concesión a una empresa que ni siquiera es española, bendito negocio. Si hay que producir electricidad, pues que sean los vecinos quienes desde perspectivas de sostenibilidad lo hagan. No Iberdrola. ¿No le parece? Y podría empezar por aprovechar algo mejor el Pontón, que luego ya seguiremos con las caceras, si es menester.

      Post a Reply
      • Y si nacionalizamos los servicios básicos para simplemente respirar y pasar por esta vida lo mejor posible, de cualquier ciudadano, de cualquier condición social, y nos dejamos de coger las cosas con papel de fumar, para que cuatro grandes familias, algunos políticos prejubilados y unos cuantos mangantes, o magnates no sé muy bien, colocados a dedo, cobren en consejos de administración de grandes oligopolios, mejor que mejor.

        Post a Reply
  7. El problema del agua no es que la gestione el Estado, sino que la gestione bien, dando a lo público la importancia que tiene para conseguir una sociedad más justa e igualitaria. Los Gobiernos que hemos padecido desde la transición, si algo han dejado patente es su tendencia a debilitar el Estado y a privatizar todo aquello que pueda reportar beneficios económicos a sus amigotes y a ellos mismos a través de los Consejos de administración que van heredando tras sus ceses como ministros.
    Mientras no seamos capaces de cambiar democráticamente esta dinámica, es inútil esperar que problemas tan básicos como el reparto justo del agua se resuelva a través de instituciones arcaicas que pudieron ser útiles hace siglos pero que se tenían que haber ido adaptando a la evolución de la sociedad.
    Coincido con Besa en que los problemas de abastecimiento de agua a Segovia, están viciados de base y tienen muy poco que ver con la realidad. Así que difícilmente se encontraran soluciones realistas

    Post a Reply
    • Ya sabemos, que aquí los únicos que saben como gestionar todo perfectamente, sois los new-podemitas. Que “casualmente” no habéis gestionado ni una Comunidad de Vecinos, pero que conocéis el “secreto” de la perfecta gestión de todo.
      Precisamente Usted LP, con su infinita sabiduría, pudo haber solucionado esos problemas de abastecimiento de agua a Segovia, tan “viciados de base”, cuando era el que mandaba en el Ayuntamiento de Segovia, y se hacía únicamente su voluntad. En ese momento, era cuando debería haber aplicado su “sabiduría” en suministros acuáticos, y no ahora “a toro pasado”.

      Post a Reply
  8. Como siempre, Calimocho, empeñado en demostrar tu ignorancia sobre todo lo que te rodea. ¿Por qué no te contienes un poco, para no hacer el ridículo?

    Post a Reply
    • Precisamente, los ignorantes mortales necesitamos de los sabios new-podemitas como Usted para solucionarnos los numerosos problemas, pero Usted se empeña en “demostrar” su sabiduría (repito) “a toro pasado”.
      Ilústrenos, Sr. LP, y háblenos de esos “problemas de abastecimiento de agua a Segovia, tan viciados de base y tienen muy poco que ver con la realidad”. ¿Cuándo Usted mandaba en el Ayuntamiento existían esos “problemas tan viciados”? ¿soluciono Usted esos “problemas tan viciados”? ¿Aportó algo Usted para solucionar esos “problemas tan viciados”?
      ¿No nos dirá que esos “problemas tan viciados” empezaron desde que Usted dejó de mandar en el Ayuntamiento?
      A mí, a estas alturas, me da igual hacer el ridículo, pero cuéntenos algo para que no lo haga Usted.

      Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *