web analytics

Balcón de la Mirada: Un paseo alrededor de la ciudad de Segovia (3)

Balcón de la Mirada: Un paseo alrededor de la ciudad de Segovia (3)

Entrada anterior Balcón de la Mirada 1.
Entrada anterior Balcón de la Mirada 2.

 

Valle del Clamores, Segovia, foto: Rafa Ballesteros.

Valle del Clamores, Segovia, foto: Rafa Ballesteros.

 

Continuamos persiguiendo los puntos rojos del itinerario principal de nuestro ‘Balcón de la Mirada’.

 

Plano itinerarios del ‘Balcón de la Mirada’, Segovia (retocado).

Plano itinerarios del ‘Balcón de la Mirada’, Segovia (retocado).

 

Nos adentramos en el valle del arroyo Clamores. Riachuelo que, convertido en cloaca de la ciudad, hubo que soterrar.

Por ello, como indica José Antonio Abella:

caminamos a tres metros de altura sobre el cauce del río, justo por encima del colector que nos priva de su vista, pero también de sus efluvios. Lo que el valle ha perdido, todos lo hemos ganado.

 

Pasarela sobre el río Eresma, entrada al valle del Clamores.

Pasarela sobre el río Eresma, entrada al valle del Clamores.

 

La entrada, desde la alameda de la Fuencisla, se realiza por una pasarela que, para Abella:

[…] parece sacada de un cuadro japonés.

Un valle y un paisaje que a pocos dejará indiferentes. Como no puede ser de otra manera dejamos constancia de la visión de nuestro particular ‘Balcón’:

Pocos paseos tan cercanos al corazón de una ciudad son capaces de producir tal sensación de lejanía de los urbano; es como si una selva hubiera conquistado el calle, como si la ciudad se hubiera diluido entre el follaje de sus arboledas.

 

Diluidos entre el follaje del valle del Clamores, Segovia.

Diluidos entre el follaje del valle del Clamores, Segovia.

 

Caminemos en silencio durante unos minutos, atentos a las conversaciones de las hojas y los pájaros… Hay horas del día, especialmente en las primeras de la mañana, que el aire se transforma en sinfonía de trinos y gorjeos. Mirlos, jilgueros, verderones… No será difícil que un petirrojo salga a nuestro encuentro, incluso que descubramos a un tímido erizo que se esconde en la hojarasca o una culebra de escalera al acecho de un topillo.

 

Subida del ‘Puente del Piojo’, valle del Clamores, Segovia.

Subida del ‘Puente del Piojo’, valle del Clamores, Segovia.

Si repasamos el plano de nuestra guía encontraremos varias opciones al poco de reanudar nuestra caminata.

A la altura del roto Puente del Piojo, por el que antaño se accedía hasta el alcázar, podemos continuar la ruta principal subiendo a la Cuesta de los Hoyos para elevarnos posteriormente por encima del valle hacia el cementerio Hebreo.

Puente objeto de atención de distintos viajeros. Visitantes que dejaron constancia de él en pinturas y grabados.

Miradas de artistas a veces fantaseada por su romántica visión.

Restos actuales del Puente del Piojo y grabados románticos.

Restos actuales del Puente del Piojo y grabados románticos.

 

Otra elección sería seguir valle arriba donde volveremos a topar con la ruta principal –Ver opciones en Nota 1

 

Nota 1. La Cuesta de los Hoyos y sus opciones.

 

Plano itinerarios, 'Balcón de la Mirada', confección propia.

Plano itinerarios, ‘Balcón de la Mirada’, confección propia.

 

Repasemos el plano-fotográfico adjunto. En él podemos apreciar las opciones que tenemos.

El recorrido principal –1 rojo– se introduce en el valle del Clamores para abandonar la vega y ascender, al poco de partir, hacia las terrazas altas del valle.

Aunque siempre se puede optar por continuar serpenteando por el valle –3 verde-.

 

Hito indicador del desvío hacia la ‘Cuesta de los Hoyos’, Segovia.

Hito indicador del desvío hacia la ‘Cuesta de los Hoyos’, Segovia.

Del mismo modo, una vez salvada la pasarela sobre el río Eresma que nos introduce en el valle, a nuestra derecha, parte un pequeña subida -150 metros- que nos deja en el la Cuesta de los Hoyos.

Carretera que es Itinerario alternativo –2 verde-. Su acera nos permite continuar, paralelos al fondo del valle, hasta el Hospital de Sancti Spiritus, accediendo a la ciudad urbanizada. Eso sí con el tráfico rodado como perpetuo acompañante.

Tanto la alternativa 1 y la 2 ofrecen un itinerario complementario –4 azul-. Se trata de una senda que conduce al Último Pino, trocha que no debemos pasar por alto.

Unos metros por encima de esta senda transita el Camino Natural del Eresma (añadido –5 amarillo– en planos).

 

Los Hoyos del Pinarillo.

 

Toma aérea de ‘El Pinarillo’ y el barranco de ‘La Calderilla’, Segovia.

Toma aérea de ‘El Pinarillo’ y el barranco de ‘La Calderilla’, Segovia.

 

El nombre de ‘Hoyos’ proviene de las cuevas que hay en el lugar, donde los judíos emplazaron su cementerio ya que algunas tumbas estaban al descubierto.

Tumbas judías en la carretera de la ‘Cuesta de los Hoyos’, Segovia.

Tumbas judías en la carretera de la ‘Cuesta de los Hoyos’, Segovia.

Oquedades que, según crónicas, han tenido ‘inquilinos’ en distintas fechas. Con alto grado de seguridad se puede afirmar que es el lugar al que acudieron los judíos tras el decreto de expulsión de 1492, como indica el cronista Colmenares.

Posteriormente, familias de indigentes, mendigos y pordioseros han sido sus moradores hasta bien entrado el XX. Siglo en el que algunas de las más espaciosas fueron igualmente utilizadas para cultivo de champiñón.

Suponemos que al abrir la carretera quedaron a la vista más ‘hoyos’ y los estudiosos entraron en acción.

En 1886 Joaquín María de Castellarnau firma una interesante monografía sobre el fonsario judío publicada en el Boletín de la Real Academia de la Historia a la que nos referiremos en anotación aparte.

 

Cuesta de los Hoyos, Segovia; hitos alternativas del itinerario ‘Balcón de la Mirada’.

Cuesta de los Hoyos, Segovia; hitos alternativas del itinerario ‘Balcón de la Mirada’.

 

El itinerario principal sube por las escaleras anejas a las ruinas del puente del Piojo. Una vez en la carretera de la Cuesta de los Hoyos un hito, a nuestra izquierda nos invita a seguir ascendiendo hacia el pinar.

Pero, a la derecha, otro hito nos informa de un recorrido complementario -azul-: “al mirador del Último Pino 5 minutos subida dura”.

Pina y escarpada subida que, al final, tiene recompensa –Ver Nota 2-.

 

Nota 2. El Último Pino y el Camino Natural del Eresma.

 

El ‘Ultimo Pino’, Segovia.

El ‘Ultimo Pino’, Segovia.

 

Desde el nombrado ‘Último Pino’, observatorio privilegiado para contemplar la cara meridional del alcázar y, entre otras muchas cosas, a vista de pájaro, la alameda de la Fuencisla…

 

Camino Natural del Eresma [Anotación recorrido en ‘Amarillo’ –5 en plano-] (Enlace ‘PDF’ informativo del Camino: “de las lastras del piedemonte a las vegas de las campiñas”).

Unos metros por encima de este belvedere segoviano discurre el denominado Camino Natural del Eresma. 12-balcon-Camino_natural-wA tiro de piedra de nuestra posición, en otro mirador con panel explicativo, el caminante puede ver y leer sobre los principales hitos que se observan -Ver Nota 2-.

Cartelería oficial, alternativa al Camino Natural del Eresma (Segovia) en el Caserío de Lobones

Interesante recorrido que desde Segovia llega a Hontanares de Eresma donde se une a la ‘Vía Verde Valle del Eresma’.

Tablas con documentación escrita y fotográfica que acompañan el recorrido del camino.

Camino, amparado por la Red de Caminos Naturales españoles, que sigue sin resolver los pleitos que desde su nacimiento (2009, con el conocido ‘Plan E’) mantiene con la propiedad de una finca (Situación, pese al alboroto y reivindicaciones iniciales, en el olvido colectivo y de los medios de comunicación).

El camino se mantiene cortado a su paso por el Caserío de Lobones (km. 8,096 y 9,400) distorsionando la continuidad natural del mismo.

Pese a contar con alternativa ministerial, en planimetría y cartelería, el nuevo paso, por la misma propiedad, está igualmente cortado. Pleitos tengas… hasta hoy

 

Senda de subida al Pinarillo desde la Cuesta de los Hoyos.

Senda de subida al Pinarillo desde la Cuesta de los Hoyos.

Tras visitar el Último Pino, descendemos a la Cuesta de los Hoyos para seguir el itinerario principal ascendiendo por la ladera contraria.

Unas escaleras conducen a una senda acondicionada con rústicos peldaños que nos permiten acceder fácilmente a los altos del Pinarillo.

Alcanzada la cumbre de la ladera, prosigue nuestro camino entre la linde del Pinarillo y los campos de cultivo que sostienen a nuestra derecha, las cumbres de la sierra: Peñalara, Siete Picos, la Mujer Muerta, el puerto del Pasapán y la Sierra de Quintanar, el Caloco, el Caloco Mediano, el Caloquillo… Segovia, al otro lado, recostada al amor de la solana, se esconde a nuestra mirada entre los pinos…

 

Macizo de la Mujer Muerta tras los campos de cultivo y perfil de Segovia desde el Pinarillo.

Macizo de la Mujer Muerta tras los campos de cultivo y perfil de Segovia desde el Pinarillo.

Caminantes por la linde del Pinarillo, al fondo la Sierra de Guadarrama.

Caminantes por la linde del Pinarillo, al fondo la Sierra de Guadarrama.

 

Como indica nuestra guía observaremos, durante un centenar de metros, la ciudad velada por los pinos y la Sierra de Guadarrama escondida tras las tierras de labor.

Pronto los mojones de granito que tutelan nuestro paseo nos invitan a descender, adentrarnos en el ralo pinar. Vamos en busca del cementerio judío.

El candelabro de siete brazos, menorá, grabado en algunos hitos nos indican el lugar.

Hitos del ‘Balcón de la Mirada’ en el cementerio Hebreo de Segovia.

Hitos del ‘Balcón de la Mirada’ en el cementerio Hebreo de Segovia.

Continúa: ‘Balcón de la Mirada’ (y 4).

Autor: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Compartir en

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *