web analytics

Balcón de la Mirada: Un paseo alrededor de la ciudad de Segovia (1)

Balcón de la Mirada: Un paseo alrededor de la ciudad de Segovia (1)

 

 Segovia, torres al sol.

Segovia, torres al sol.

 

El objetivo principal del paseo que proponemos es, como indica la guía del itinerario paisajístico en el que nos basaremos, Balcón de la MiradaVer Nota 1-: comprender ‘ese todo’ cuyo perfil se despliega ante nuestros ojos: un todo coherente y armónico con campo y sierra.

Nuestra intención es animar a realizar este itinerario. Para ello queremos dejar constancia visual (al texto íntegro de la guía podemos acceder en Red –Nota 1-) de un recorrido que, trazado y señalizado hace más de dos lustros, sigue siendo referente obligado para quienes quieran caminar Segovia fuera de la rutina acueducto-catedral-alcázar.
Una señalización que, a veces, pasa desapercibida al caminante. Bueno es recordar el emplazamiento de algunos de los ‘mensajes’ de sus inscripciones.

 

Plano de los Itinerarios del ‘Balcón de la Mirada’.

Plano de los Itinerarios del ‘Balcón de la Mirada’.

 

Itinerarios en los que encontrar perspectivas únicas de la ciudad y de la vertiente norte de la Sierra de Guadarrama. Balcones que enmarcan el paisaje urbano del castro antiguo en perfecta simbiosis con el telón de fondo serrano.

 

Perfiles de la ciudad de Segovia con la Sierra de Guadarrama de fondo.

Perfiles de la ciudad de Segovia con la Sierra de Guadarrama de fondo.

 

Si hay un municipio dentro del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama que pueda darnos una visión de conjunto del mismo, este puede ser Segovia.

Su término municipal participa, en el Parque, con un pequeño porcentaje: 82 Hectáreas, un 0,5% del mismo (de los 28 municipios que vertebran esta reserva natural, sólo Santiuste de Pedraza aporta menos: un 0,2%).

 

Nota 1. Una guía: ‘Balcón de la Mirada. Una propuesta de Itinerarios en torno a Segovia’

 Portada de la guía ‘Balcón de la Mirada’.

Portada de la guía ‘Balcón de la Mirada’.

Aunque los recorridos descritos en la guía son paseos habituales de muchos andarines, merece la pena, cada cierto tiempo, volver a ellos orientados por la magnífica prosa de José Antonio Abella.

Cuando un 17 de octubre de 2003 recibí un saluda de Cristina Pampillón González, por aquel entonces concejala de Medio Ambiente y Protección Civil de Segovia, que indicaba el establecimiento y adecuación del itinerario peatonal paisajístico de los fondos de valle y laderas de nuestra querida ciudad…, acompañado por un pequeño libro sabía que iba a disfrutar con él.

La misiva indicaba que se trataba de una guía y recreación artística. Su autor era José Antonio Abella y las ilustraciones de Mariano Carabias. No podía fallar.

 Hitos en el itinerario ‘Balcón de la Mirada’, Segovia.

Hitos en el itinerario ‘Balcón de la Mirada’, Segovia.

El prólogo de la sección de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Segovia dice que es un librito que con gran acierto y originalidad servirá de compañero fiel al paseante durante su recorrido.

Hay que dar fe de ello, aunque, como dice el autor de los textos, no pretende ser el lazarillo de nuestros pasos, guiando al ‘ciego en la espesura del bosque, sordo ante el murmullo de una acequia, insensible a la emoción de caminar y descubrir ya que cada uno ve lo que sus ojos saben ver.

El texto no es para turista de foto atropellada, sino para llevar a la práctica el lema que nos gusta recordar de vez en cuando: ‘Conocer y caminar’. La forma sencilla de descubrir es detenerse y contemplar. Para ello la guía indica una serie de hitos que facilitan la orientación del caminante.

Los mojones que nos guían tienen distintos símbolos y un pequeño círculo, con un color determinado, que nos indican el itinerario a seguir: Rojo, para el principal o panorámico. Discurre por el fondo de los valles del Eresma y Clamores, los altos del Parral y el Pinarillo (empieza y termina a los pies del Acueducto en la plaza del Azoguejo). Ruta que circunvala la roca que sustenta el casco antiguo (Recorrido aproximado de cinco kilómetros).

Verde, para los alternativos. Este paseo discurre, algo más, por zona pavimentada: el Paseo de Santo Domingo de Guzmán y la Cuesta de los Hoyos son sus ejes principales.

Morado, para acceder a puntos complementarios. Miradores intramuros y extramuros de la ciudad: el mirador del Ángel en el parque del cementerio, el Jardín de los Zuloaga, la Puerta de San Cebrián, la ribera de San Marcos, la ermita de San Roque en Zamarramala, el Último Pino, la Puerta de San Andrés y el cementerio hebreo.

 

Valle del Eresma, Segovia, desde el mirador del Ángel.

Valle del Eresma, Segovia, desde el mirador del Ángel.

 

Todo esto se complementa con algunas lápidas e inscripciones en piedra que nos recuerdan el espacio en el que nos encontramos. En la actualidad hay datos del itinerario en la página electrónica de la empresa municipal de Turismo de Segovia (Visitas guiadas para grupos. Rutas en la naturaleza, R16).

También podemos acceder al texto de la Guía en un formato ‘pdf’ colgado en la Red

 

Recorrido visual con la guía, ‘Balcón de la Mirada’, en la mano.

“Desde cualquier sitio es la vista de la ciudad algo nuevo, sorprendente…”
(José Martínez Ruiz, Azorín; refiriéndose a la ciudad de Segovia).

Algo sorprendente es lo que, propios y extraños, experimentarán en los recorridos propuestos –Ver plano-.

 Hito de comienzo y final del itinerario ‘Balcón de la Mirada’, Segovia.

Hito de comienzo y final del itinerario ‘Balcón de la Mirada’, Segovia.

La guía arranca con los versos de otro ilustre escritor, caminante durante algunos años en la ciudad, Antonio Machado (Recorriendo la ciudad con Machado).

“En Segovia, una tarde, de paseo, / por la alameda que el Eresma baña, / para leer mi Biblia / eché mano al estuche de las gafas / en busca de ese andamio de mis ojos, / mi volado balcón de la mirada”.

Nos encaminamos tras el balcón de la mirada, y guiados por la prosa de Abella, veremos, observaremos y conoceremos algo más sobre Segovia: historias y leyendas, desafueros urbanísticos, el petirrojo que sale a nuestro encuentro o algunos de los personajes que han formado parte importante de la historia de la ciudad… para terminar preguntándonos, tal vez como un visitante más, ¿Por qué los segovianos ponemos las tejas al revés…?

El itinerario parte de un hito, colocado cerca de la oficina de Turismo, en la plaza del Azoguejo, que marca el inicio y el final del “Itinerario peatonal paisajístico”.

Estamos bajo el acueducto, megaterio de mil historias. Como la de su construcción por el diablo, dice el autor de nuestra guía demos a Roma lo que es de Roma y al diablo lo que es del diablo.

Si no fuera por el acueducto pocos sabrían que en Segovia hubo romanos, salvo por las estelas de granito incrustadas en la muralla.

-¿Ah, pero Segovia tiene muralla?

–Pues sí, la tiene y prácticamente completa en todo el perímetro de la ciudad, aunque estoy casi seguro de que los turistas apresurados no se percatan de ello….

Un adarve fortificado que observaremos a lo largo de nuestro recorrido.

 

Muralla del recinto histórico de la ciudad de Segovia.

Muralla del recinto histórico de la ciudad de Segovia.

 

Desde la plaza de la Artillería (parte oriental del acueducto), la ruta se encamina hacia el Paseo de Santo Domingo de Guzmán (antiguo paseo de Santa Lucía).

Antes una escapada ‘complementaria’ hacia los altos del cerro del Ángel, donde está situado el cementerio de la ciudad –Ver Nota 2-.

 

Situación hitos del ‘Balcón de la Mirada’, en la plaza de la Artillería de Segovia.

Situación hitos del ‘Balcón de la Mirada’, en la plaza de la Artillería de Segovia.

 

Nota 2. Mirador del parque del Cementerio.

 

Miradas a la ciudad en el itinerario del mirador del Ángel.

Miradas a la ciudad en el itinerario del mirador del Ángel.

Primera escapada del itinerario principal que realiza un bucle circular de algo menos de dos kilómetros. Ruta complementaria pero imprescindible.

Asciende por la avenida del Padre Claret camino del parque del cementerio.

Si volvemos la vista atrás, admiraremos el acueducto,

esas enormes ventanas por donde se asoma el cielo: ¡Balcones sin balaustrada! ¡Miradores sin cristales!, como escribiera Gómez de la Serna […]

Balcones y miradores que aún no hemos sido capaces de salvar del ‘rebote’ del tráfico rodado.

Segovia desde el Mirador del Ángel.

Segovia desde el Mirador del Ángel.

 

Alamedilla del Conejo, Segovia.

Alamedilla del Conejo, Segovia.

El panorama desde el mirador del Santo Ángel nos ofrece: las iglesias románicas de San Justo y El Salvador, el acueducto, las torres del seminario… y una no menos bella panorámica de la cabecera del valle del Eresma.

De Regreso podemos descender…

[…] por una escalerilla de piedra rústica… entre pinos y cipreses hasta la Alamedilla del Conejo… espacio casi olvidado, poblado de frondosos castaños que resisten con entereza el denso tráfico de Vía Roma […]

 

Segovia, ‘ir y venir de hombres y rebaños a lo largo de los siglos’.

Segovia, ‘ir y venir de hombres y rebaños a lo largo de los siglos’.

De nuevo en la plaza de la Artillería nos encaminamos, ahora sí, hacia el paseo de Santo Domingo de Guzmán.

El recuerdo del poderío de la Mesta y la epopeya de la trashumancia…

ese ir y venir de hombres y rebaños a lo largo de los siglos, queda reflejado en un mojón, al comienzo del Paseo.

A poco de emprender el descenso hacia el valle del Eresma, un hito nos encamina hacia el postigo de San Juan.

Unas escaleras ascienden al mirador del jardín de los ZuloagaVer Nota 3-.

 

Subida al postigo de San Juan desde el Paseo de Santo Domingo, Segovia

Subida al postigo de San Juan desde el Paseo de Santo Domingo, Segovia

 

Nota 3. Mirador de ‘los Zuloaga’.

El postigo de San Juan, uno de los accesos en la muralla cuando las puertas principales de la ciudad se cerraban, da entrada a la plazuela del Cronista Diego de Colmenares.

En este bello espacio se encuentra la antigua iglesia de San Juan de los Caballeros, recinto que fuera taller de cerámica de la familia Zuloaga, hoy Museo.

La plaza, ajardinada, goza de espléndidas vistas desde la muralla.

 

Barrio de San Lorenzo, Segovia, desde el mirador de los Zuloaga.

Barrio de San Lorenzo, Segovia, desde el mirador de los Zuloaga.

 

El barrio de San Lorenzo queda hundido en el valle, rojo de tejados, con sabor a pueblo y aroma de pan caliente

 

Continuamos el descenso hasta el dominico convento de Santa Cruz la Real, monumento público cedido a una universidad privada. Desde donde emprenderemos la bajada hacia ‘la orilla que el Eresma baña’.

 

Convento de Santa Cruz la Real (actual IE universidad), Segovia.

Convento de Santa Cruz la Real (actual IE universidad), Segovia.

 

En el convento se encuentra la cueva de Santo Domingo que da origen al nombre oficial del paseo, que tendremos que imaginarla con el corazón salvo que la casualidad o el milagro nos franqueen la puerta de esa dependencia aneja al convento […] del que fuera primor Tomás de Torquemada, primer Inquisidor General del temido Santo Oficio […] dicen las crónicas que en este lugar entró en éxtasis Santa Teresa […] años más después un fraile llamado Melchor Cano levitó ‘más de una vara’ […]

Dejemos de levitar y tomemos otro itinerario complementario. Esta vez hasta la puerta de San Cebrián. Un desplazamiento que no nos supondrá más de trescientos metros –Ver Nota 4-.

 

Nota 4. Mirador de la Puerta de San Cebrián.

 

Vistas de Segovia desde la puerta de San Cebrián.

Vistas de Segovia desde la puerta de San Cebrián.

 

Una de las cinco puertas que daban acceso a la ciudad (tres quedan en pie, San Cebrián, Santiago y San Andrés. De las otras dos se encargó la piqueta decimonónica del progreso: San Juan y San Martín).

“Una panorámica fascinante… Cuando la vegetación está en su apogeo, ante nuestros ojos se extiende una selva de árboles bajo los que el Eresma se remansa…”

Entre almenas y merlones contemplamos los conjuntos religiosos que jalonan el valle.

 

Itinerarios ‘Balcón de la Mirada’ en Santa Cruz, Segovia.

Itinerarios ‘Balcón de la Mirada’ en Santa Cruz, Segovia.

Versos de Antonio Machado grabados en la alameda del Parral, Segovia.

Versos de Antonio Machado grabados en la alameda del Parral, Segovia.

El itinerario principal toma la escalera que baja a la alameda del Parral, aunque se puede seguir un camino alternativo -verde- por la acera del paseo hasta la puente Castellana que da acceso al barrio de San Marcos.

La alameda del Parral es uno de esos parajes que paseaba don Antonio Machado muchas tardes, durante los doce años que permaneció en nuestra ciudad […] No fueron demasiados los versos, sin embargo, que don Antonio dedicó a Segovia, y si vuelves a la cita que inicia este librito, o has leído la placa grabada que nos hemos encontrado a la salida del puentecillo, ya conoces buena parte.

Estamos en el paraíso que el dicho popular acota entre los huertos y el Parral. Huertos que jalonaban, y aún podemos encontrar en la ribera, y el monasterio jerónimo hacia el que se dirige nuestro camino principal.

 

'De los Huertos al Parral, paraíso terrenal'.

‘De los Huertos al Parral, paraíso terrenal’.

 

No obstante la ruta se puede continuar por otros derroteros –Ver Nota 5-.

 

Nota 5. A la orilla del Eresma.

Jardín ‘El Romeral’, diseño de Leandro Silva.

Itinerario alternativo -verde y morado-:

La guía nos ofrece un paseo por la ribera del río frente al Real Ingenio de la Moneda.

Fue Juan de Herrera quien lo construyó por encargo de Felipe II en 1583, trayendo de Alemania la tecnología precisa para la acuñación industrial de la moneda, movida mediante complejos ingenios hidráulicos.

Una escalera junto al puente de la Moneda permite acceder a la praderita de la Moneda. La ruta continua pasando bajo uno de los ojos del puente Castellana. Siempre bajo la atenta mirada del Alcázar llegareos a otra alameda, la del Santuario de la Virgen de la Fuencisla.

La alternativa morada, consiste en no pasar bajo el puente y dirigir nuestros pasos hacia el encuentro de la calle Marqués de Villena.

Escalera junto al puente de la Moneda.

 

En esta calle, al amparo y resguardo de los cortados calizos del valle, está situado El Romeral.

Se trata de uno de los jardines privados más hermosos de España. Plantó este jardín el paisajista Leandro Silva, entre cuyas obras se encuentra la restauración del Jardín Botánico de Madrid.

Tenemos ‘otro’ Itinerario complementario: Subiendo hacia el Monasterio del Parral, parte, a la izquierda, la calle Marqués de Villena, posible alternativa para acercarnos al jardín de Leandro Silva.

 

Puente Castellana, itinerario ‘Balcón de la Mirada’, Segovia.

Puente Castellana, itinerario ‘Balcón de la Mirada’, Segovia.

 

Camino del monasterio Jerónimo del Parral, Segovia.

Antes de continuar nuestro recorrido principal, remontando a los Altos del Parral, una visita al interior del monasterio de los jerónimos es inexcusable.

Se trata del único habitado de la Orden:

Un edificio del XV, de factura gótica e inquietud renacentista. Fue construido bajo los auspicios del rey Enrique IV y del marqués de Villena, de dudosa fama, a uno de cuyos lances se refiere la lápida que tu curiosidad ha descubierto en un muro de piedra: Traidor no te valdrá tu traición, pues si uno de los que te acompaña cumple lo prometido, quedaremos iguales.

 

…Continúa parte segunda.

Author: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago. (Coordina el Blog 'Retrosegovia', publicando temas relacionados con la tarjeta postal ilustrada de Segovia).

Share This Post On

2 Comments

  1. Muy interesante propuesta de recorrido al perímetro de la ciudad. Todos cuantos han diseñado y divulgan este trazado, saben muy bien cómo descubrir Segovia en la media distancia. Muy bien narrado y buenas descripciones. Debría ser producto estrella en los mostradores de Turismo.

    Post a Reply
  2. No puedo estar más de acuerdo con usted Alonso, producto de ‘Excelencia Turística’. Saludos, JP

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *