web analytics

Bahamontes en Segovia. XXIV Marcha Cicloturista Internacional ‘Pedro Delgado’

Bahamontes en Segovia. XXIV Marcha Cicloturista Internacional ‘Pedro Delgado’.

Salida de la Marcha Ciclista Internacional ‘Pedro Delgado’ 2016.

La ‘Perico’, marcha cicloturista.

El próximo 13 de agosto de 2017, se celebrará la XXIV Marcha Cicloturista que lleva el nombre del ciclista segoviano Pedro Delgado Robledo.

Federico Martín Bahamontes fotografiado por José María Heredero en Segovia, 1972.

Este año la carrera homenajea a uno de los grandes del ciclismo internacional. El primer español en ganar el Tour de Francia, la carrera por excelencia del calendario mundial, Federico Martín Bahamontes.

Qué mejor paladín para agasajar en esta tradicional cita de aficionados al mundo de la bicicleta que el ganador de una clasificación general y seis de la montaña.

Ese día dos escaladores, dos campeones del Tour, Bahamontes, en 1959 y Pedro Delgado en el año 1988, se darán cita en la salida para satisfacción de los esforzados de la ruta que participen en la convocatoria de este año.

Marcha cuya ruta trascurre por la Sierra de Guadarrama y transita por algunos de sus emblemáticos pasos de montaña: Navacerrada, Cotos, Canencia, Morcuera y Navafría.

En ‘Retrosegovia’ vamos a hablar de algunos de los vínculos que, desde hace años y a través del pedal, han unido a Bahamontes con Segovia o a los segovianos con Federico.

Bahamontes en Segovia, año 1967.

Encuentros deportivos plasmados en competiciones siendo corredor en activo y, posteriormente,como técnico de equipo.

Bahamontes compite contra corredores segovianos en los años 40-50 (-Ver Nota 1-) y acompaña, como director técnico, a sus pupilos en competiciones por tierras segovianas (Vuelta a Segovia…). Igualmente ha estado en tierras segovianas participando en actos que distinguían su persona o a la de otros ciclistas.

Uno de los eventos que dejaron huella en la sociedad segoviana a finales de la década cincuenta fue la constitución de una Peña para seguir su trayectoria profesional.

La Peña segoviana de ‘Bahamontes’.

Banderín de la ‘Peña Bahamontes’ de Segovia.

Si la organización de la Marcha Cicloturista ‘Pedro Delgado’ espera un año para homenajear a Federico Martín Bahamontes, se habrían cumplido 60 años de un acontecimiento que tuvo gran expectación en la Segovia de finales de los años cincuenta: la inauguración de la Peña ‘Bahamontes’ de Segovia.

Ya deportista de renombre internacional recibe el homenaje de los aficionados al ciclismo de nuestra ciudad con una peña que llevará su nombre.

La Peña Bahamontes se constituyó el 15 de septiembre de 1958 en el ‘Bar Casa Celedonio’. Peña inaugurada, con su presencia, el 21 de noviembre de ese mismo año.

Las noticias de la época anunciaban su llegada el día 20 en un tren determinado. Aunque ‘por unas reuniones en Madrid’ no llegaría en dicho medio de locomoción. No obstante, un automóvil lo trasladó más tarde desde la capital.

Efectivamente, la crónica apunta que Bahamontes pernoctó en nuestra capital. A la mañana siguiente, siempre acompañado por miembros de la directiva de la peña, realizó las protocolarias visitas a las autoridades: gobernador civil; alcalde, acompañado de altos funcionarios, y al delegado de la Obra Sindical y Jefe de Deportes de Educación y Descanso.

Tras almorzar con el gobernador civil, por la tarde, visita a ‘La Granja para conocer el Real Sitio’.

Por la noche, a las diez y media, se celebró ‘la anunciada cena homenaje al famoso corredor español’.

Banquete, ofrecido en el emblemático Hotel Sirenas, se materializó con la asistencia de un nutrido grupo de aficionados al deporte de las dos ruedas.

Ni que decir tiene que su paso por Segovia fue acogido ‘con muestras de simpatía y admiración’.

Nota 1: Ciclistas segovianos y Bahamontes: ‘II Vuelta ciclista a Ávila’, 1949.

Nos vamos una década atrás de la victoria de Federico Martín Bahamontes en el Tour de Francia y del homenaje ofrecido por su Peña segoviana en 1958, trasladándonos a tierras abulenses.

Reparando un pinchazo.

Tiempos en los que participar en una carrera ciclistas suponía acudir el día anterior o el mismo día, a una ciudad limítrofe (Ávila, Madrid, Valladolid…), montados en la bicicleta.

Con suerte, si había una buena combinación de transporte público, sacar el billete, llegar a la carrera, nunca mejor dicho, correr la etapa y vuelta a casa para currar el día siguiente.

Tiempos en los que una avería, que tenían que reparar los participantes por sus propios medios, suponía perder muchos minutos. Y quedarte sin cubiertas abandonar.

En 1949, un equipo segoviano participó en la II Vuelta a Ávila. Carrera disputada en cinco etapas (Ávila-Piedrahita 108 km; Piedrahita-Arenas de San Pedro 84 km; Arenas-Piedrahita 107 km; Piedrahita-Arévalo 144 km y Arévalo-Ávila 116 km). Competición que los segovianos inscritos afrontaron dignamente, pese a sus carencias materiales.

En esta ronda participaba el homenajeado, Federico Martín Bahamontes, y los corredores segovianos Esteban Casado Jiménez, Enrique Velasco García y Lucio Velasco García.

Recortes de noticia de prensa de la II Vuelta Ciclista a Ávila.

En total 51 corredores que formaban parte de los equipos de Educación y Descanso de Segovia, Toledo, Albacete, Salamanca, Valladolid y Ávila; estando inscritos algunos corredores individuales.

Si lo harían meritoriamente nuestros paisanos que ganaron la clasificación general y por equipos.

El ciclista conocido popularmente por ‘Zanga’o ‘Zangarrián’, Esteban Casado, fue quien alzó el trofeo de primer clasificado y, junto a Enrique y Lucio Velasco, la copa que les acreditaba como mejor conjunto.

El año anterior, en la primera edición, Esteban Casado había quedado segundo en la general, esta vez formando equipo con Miguel Muñoz García y Enrique Velasco García.

Enrique Velasco, Lucio Velasco y Esteban Casado, con equipación del CIL.

La carrera.

Las etapas de esta II edición de la Vuelta a Ávila saltaban, en alguno de sus tramos, a la provincia de Segovia, ascendiéndose Navacerrada o pasando por Villacastín y El Espinar, tras cruzar el puerto de la Cruz de Hierro.

Los incidentes y accidentes, como en cualquier competición de varias jornadas, fueron variando las clasificaciones.

Trofeo clasificación general por equipos ‘II Vuelta Ávila’, 1949.

Una rotura de cadena le privó a Casado de ganar la primera etapa en que hubo varios accidentes graves.

En contrapartida en la última etapa, una avería de Bahamontes propició la escapada de un numeroso grupo. En un alarde de la clase que ya despuntaba, neutralizó la escapada y ganó la etapa.

No fue suficiente para desbancar a nuestros paisanos. Al final, los segovianos hicieron honor a su valía, demostrando coraje y preparación física, alzándose con los primeros premios de la competición.

Como dejo escrito un comentarista “la gran proeza de Esteban Casado y los hermanos Velasco (Enrique y Lucio), bien ganada tienen esa asistencia moral que esperamos encuentren a su paso por tierras segovianas”.

Posando en Ávila con los trofeos de la ‘II Vuelta Ciclista’.

Los derroteros de la vida, propiciaron que unos prosiguieran en el mundo del ciclismo, con meteórica trayectoria. Otros, por diversas circunstancias económicas, profesionales, familiares o físicas (caso de Enrique Velasco, uno de los corredores segovianos de la época con mejor proyección ciclista), se retirarán o siguieran su afición a menor escala competitiva

Autor: Juan Pedro Velasco Sayago

Blog de montañismo y excursionismo sobre el Guadarrama, a cargo de Juan Pedro Velasco Sayago

Compartir en

2 Comments

  1. Documentada y entrañable crónica de ese pasado que se nos va de entre las manos. Sigue así.

    Responder
    • Las gracias Juanma 😉

      Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *