web analytics

Ayllón: “Quiero decirle a Buquerín que por fin lo ha conseguido”

A falta de seis meses para las elecciones municipales, César Buquerín es el nuevo alcalde de Ayllón, tras sumar el sorprendente apoyo del único edil de Ayllón Camina (la otra dimitió y su baja no ha sido aún cubierta), Carlos Merino, en la moción de censura presentada por el PP y AC para descabalgar de la alcaldía a la socialista María Jesús Sanz. Cinco votos a favor y tres en contra. Ayllón se convierte así en la tercera localidad que ve prosperar una moción de censura, sumándose a Espirdo y Mudrián.

No estaba cómodo César Buquerín. Su investidura como alcalde cosechó el solitario aplauso de una sola de las más de 50 personas que atestaban el salón de plenos. En cambio, si vio como le abucheaba un aforo hegemónicamente pro-alcaldesa, y al que se habían sumado compañeros del PSOE como los diputados José Antonio Mateo, Alberto Serna, Jesús Yubero, o el alcalde de La Granja, José Luis Vázquez, entre otros. Serio, muy serio, Buquerín, hijo del que durante décadas fuera alcalde de Ayllón, Félix Buquerín, desgranó los 10 puntos argumentativos de la moción en un corto parlamento, votó y se fue. Ni siquiera hubo lugar para la típico foto con el bastón de alcalde. “Otro día”, dijo.

Tensión en la sala

Se entiende la tensión. Hace tres años y medio nadie se hubiera creído que los dos independientes de Ayllón Camina facilitasen el acceso a la alcaldía del PP. Merino había basado su campaña en la crítica al “caciquismo” y la necesidad del pueblo de cambiar de rumbo, tras dos mandatos del PP. Por su parte, Sonia Castro, se alineaba con el ala izquierda de Podemos. El 21 de septiembre ambos estamparon su firma, junto con las de ediles del PP, y ante notario (toda una rareza en estos casos). Si bien es cierto que Ayllón Camina no es ningún partido y se estructura como una Agrupación Vecinal Independiente, el caso es que ninguno de los dos consultó con otros miembros de la confluencia, que públicamente han aberrado del nuevo pacto. Como explicaba bien claro en el pleno de la moción el propio Merino: “mi voto no responde a una posición electoral de AC, es cosa mía y que asumo por completo”, dijo. Por su parte, Sonia Castro se ahorró el bochorno, dimitió antes del pleno y su baja está pendiente de cobertura por la Junta Electoral.

A Merino, pues, le tocaba lidiar con la más fea. El independiente había emplazado al pleno de moción para explicar sus razones, que coinciden con las expuestas en la moción. Son acusaciones de haber generado un pésimo clima laboral en el seno del consistorio, contrataciones a dedo, autoritarismo de la alcaldesa, falta de consenso y transparencia… Sin embargo, no se entró a pormenorizar en qué se sustancian tales acusaciones. Merino si añadió que se ha pactado con el PP unos objetivos a corto plazo como puedan ser una bolsa de empleo municipal, una revisión de las ordenanzas, y actualización de tasas, así como devolver al pleno las atribuciones que en su día se trasladaron a la Junta Municipal de Gobierno.

Buquerín: seguir con la saga familiar

La verdad es que las explicaciones fueron del todo someras. En Ayllón, nadie acierta a entender qué ha pasado exactamente. Empezando porqué el PP se enzarza en una moción de censura a pocos meses de las elecciones.

Empezando por el propio Buquerín. Su soledad en el pleno de 17 de octubre puede interpretarse como una voluntad de no añadir tensión entre el auditorio. Pero tampoco había nadie del PP segoviano para bendecir el pacto, es más, off the record en el partido no ocultan el poco entusiasmo por la moción, que siempre mirando a la suma de votos para la Diputación, consideran que puede tener un contraproducente coste electoral. Preguntado sobre la cuestión, Francisco Vázquez eludió pronunciarse alegando que él lleva las cosas de Castilla y León, no de la provincia. Una elocuente “larga cambiada”.

“Es Buquerín, quiere ser alcalde como su padre cueste lo que cueste”, explicaba un vecino. Y es que en la zona el nombre de Buquerín pesa y el nuevo alcalde es la cara visible del potente grupo empresarial familiar construido por su padre y que incluye empresas de fertilizantes, de semillas, gasolineras, logística, inmobiliarias, negocios hosteleros… El Grupo Buquerín es un puntal económico en la comarca. En el pueblo se cuenta que, si bien ganó de calle las elecciones, no llevó bien el perder la vara por el pacto con AC, y de ahí una oposición férrea desde el primer momento que incluso se ha llevado a los tribunales en forma de demanda por prevaricación contra la alcaldesa.

La propia Sanz parece sumarse a este parecer cuando en la despedida le espetó: “Quiero decirle a don César Buquerín que por fin lo ha conseguido”, decía Sanz, y definía su papel como jefe de la oposición en términos como “falta de respeto, prepotencia, mentiras o como se dice ahora, posverdades”, arrancando grandes aplausos entre sus fans.

Malos rollos en el consistorio

Pero el “malo de la película” era Merino. Afirma que no ha habido pagos ni favores ni absolutamente ninguna contraprestación en su cambio de bando. “No soy un traidor”, decía, aunque tuvo que soportar la palabra finalizado el pleno por parte de los más exaltados seguidores de Sanz.

Tal vez la clave para entender su posición pasa por un alejamiento gradual en el tiempo y agravado por uno de los aspectos más citados en el pleno, el mal clima laboral en el ayuntamiento y acusaciones de autoritarismo a la alcaldesa y sus concejales.

Sanz y Buquerín, frente a frente en el pleno de moción de censura.

En el epicentro parece estar la mujer de Merino, trabajadora municipal, y que, al parecer, ha tenido enfrentamientos con el  equipo de gobierno. Así lo reconocen los concejales del PSOE cuando señalan que han tenido que instar a “una minoría” de los trabajadores municipales a “hacer bien su trabajo”. No hay buen rollo. Por su parte, Merino explica conductas autoritarias por parte del PSOE. “A una trabajadora, se le ocurrió darle a un “me gusta” a un vídeo de Youtube que criticaba el mal estado de unos faroles. Le costó el que le obligaran a limpiarlos a ella. Y eso solo una anécdota, han sido muy, muy autoritarios”, dice. Esta “guerra” entre alcaldesa y trabajadores municipales, entre los que está su mujer, podría ayudar a entender el cambio de Merino.

Castro: de Podemos al PP

¿Pero y Sonia Castro? “Es filocomunista, va con la bandera de la República y más de izquierdas que…”, recuerda un vecino. Pocos aciertan a explicar que facilite el paso al PP, si bien dimitiendo para ahorrarse el voto a favor en el pleno, un voto que por otra parte no hubiera sido necesario para darle la mayoría a Buquerín, con el de Merino valía. Tal vez la clave está en un desencuentro que se prolonga a poco menos de un año del pacto de investidura. En 2016 tanto ella como Merino salieron del equipo de gobierno, en decisión poco explicada pero que responde a la falta de diálogo con la alcaldesa y a su carácter autoritario. “De ahí a pasarse al enemigo, va un trecho”, explicaba un socialista. “Se han pasado de frenada”, dicen en el pueblo, donde predomina la impresión de una, ya ex-alcaldesa, dialogante y accesible, y que ha trabajado especialmente por la recuperación de la gestión pública de la guardería, la residencia de mayores, y mejorado las carencias de sus 7 pedanías.

Cambios de voto poco coherentes, visitas al notario, malos rollos personales… Lo cierto es que la moción de censura de Ayllón invita a sospechar que, como dice el PSOE, hay favores en la sombra, aunque sin señalar cuáles. “Pronto lo sabremos”, explica el edil socialista Paco del Pozo. Merino, por su parte, disolvía cualquier duda sobre su participación en el nuevo gobierno. “Voy a estar en la oposición”, dijo.

“Me voy con la cabeza alta por lo que he conseguido, pudiendo mirar a la cara con honestidad a todos los vecinos. Me voy con la cabeza alta, no todos pueden decir lo mismo”, manifestaba Sanz.

Una partidaria de Sanz afea a Merino su apoyo A Buquerín.

 

 

 

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

3 Comments

  1. María Jesús SANZ ha sido una alcaldesa honesta, de todos la hubiesen votado o no, con una gran dedicación y anteponiendo los intereses de sus vecinos a cualquier otro. Esa es mi percepción en la relación que he tenido con ella como alcaldesa se Ayllón. El Sr. Buquerín ya ha conseguido lo que quería. Una vez más vuelve a anteponer sus intereses personales a los de su municipio. El concejal transgénico debería dar la cara y explicar el porqué de su decisión, y si tiene algo que ver con los intereses de su pareja que trabaja en el Ayto. Sería una posición de honestidad. No tengan ninguna duda de que hoy María Jesús tiene más apoyos que ayer en su pueblo y todo el cariño de sus amigos del PSOE en la provincia, que le han dado calor y cariño en todo momento, como se puede observar en la foto.

    Post a Reply
  2. En Espirdo no hubo moción de censura, la alcaldesa dimitió y entregó él acta de concejal , no es lo mismo.

    Post a Reply
  3. Crónica de una venganza anunciada.

    En Ayllón la capital de los Siete Reinos los vecinos parece que vivimos en una continua serie de fantasía y ficción.
    Como ya se venía anunciando la familia Lannister (un Buquerin siempre paga sus deudas) ha conseguido su codiciado Trono de Hierro, valga lo que valga y cueste lo que cueste de una forma muy contraproducente, poco elegante y que deja mucho que desear. Espero que nadie tenga que llegar con tres dragones para bajarle de ese trono tan codiciado. La venganza, el rencor, el caciquismo y la poca clase son sus señas de identidad que por otro lado facilitan allanando el camino de regreso del PSOE Stark al poder, limpiando su imagen, en 6 meses lo descubriremos, lo único que queda claro es que con la ayuda de Ayllón Camina el PSOE Stark llego al poder. Ayllón Camina es peor que la familia Frey con la que un día se pudo contar, esta última acción me recuerda a lo sucedido en la Boda Roja una traición orquestada por los Lannister y los Frey en contra de los Stark, en cuanto a los Frey demostraron que por tres perras se venden traicionando así no solo al PSOE Stark sino a cada uno de los vecinos que les votaron para derrocar a los Lannister del poder el cual para ellos era su único objetivo (o eso nos decían en cada una de sus campañas), pero su palabra no vale nada. Por último solo he de decir que este periodo que se avecina conocido como la Larga Noche será uno de los más tristes, decadentes y bochornosos de nuestra villa así que prepárense bien porque EL INVIERNO SE ACERCA.
    Continuará…

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *