web analytics

Autocares Garrido, 104 años en ruta

Para los que frecuentan las carreteras de Cantimpalos, Escarabajosa, Yanguas, Pinillos, los autocares Garrido son una pieza más del paisaje, como las naves de secaderos de jamones o los carteles de “venta directa de chorizo”. Corría 1914 cuando Bernardo Garrido dejó su trabajo de cochero y se compró un Ford T, mitad habilitado para pasajeros y mitad para mercancías. Empezaba así una aventura empresarial que hoy va por su cuarta generación. “Llevaba un coche de tiro que era el del amo de la harinera. Llevaba a los de la harinera a pagar y cobrar. Luego se compró el Ford T, una especie de pick-up, y se puso por su cuenta”, recuerda Cristina Vega.

Alejandro Garrido, nieto de Bernardo y al frente de la empresa, recibirá el 25 de abril el XVII Galardón de Asetra a la empresa del año, en el marco de una ceremonia a celebrar en la sala Caja Segovia y patrocinada por la carrocera Irizar. Acompañarán a la familia Garrido los compañeros de la edición local de El Norte de Castilla, por su 25 aniversario. José Andrés Saíz Garrido, presidente de ASETRA, presentó el 20 de abril al empresario galardonado, que junto con su mujer, Cristina Vega, desgranaron algunas anécdotas de los más de cien años de vida de la empresa.

En 1929 Garrido se hizo con la concesión de la línea Cantimpalos – Segovia, que aún mantiene en la actualidad, aunque Alejandro Garrido confiesa que se mantiene la actividad casi por amor al arte. “Hoy trabajamos en el transporte discreccional y escolar, tenemos 8 autobuses y 8 empleados, entre ellos un hijo mío, o sea que vamos por la cuarta generación”, explica.

Tras la guerra llegaron años duros, los cuatro hijos de Bernardo tiraron adelante aceptando todo tipo de portes, de viajeros y mercancías por toda España y por Europa. “Era mi primer viaje a París, a Francia de un tirón, y tenía que ir a la plaza de la Etoile. En esto que me vi en una glorieta, era la primera rotonda que veía en mi vida. Me parece sin saber que hacer hasta que un conductor español me dijo por dónde ir, me dijo, sígueme que te llevo”, cuenta.

Gradualmente la empresa dejó el tema de las mercancías para centrarse en los autobuses de viajeros. Eran tiempos de excursiones a Benidorm, donde en una ocasión Alejandro ganó el premio “Miss Piernas”… “Yo era el conductor del grupo, y no sé porque acabaron haciéndonos desfilar y me dieron el de Miss Piernas”. A Benidorm, a Andalucía, Francia, Portugal. Muchas noches durmiendo en el autobús, “porqué llegas a un sitio a las cinco de la mañana y ¿qué haces?”.

Tiempos en que las mecánicas y la meterología gastaban malas pasadas. “Te quedaba tirado, y bueno, salías como podías. Y no cómo ahora que los hay que se meten en el autobús a esperar que les saquen porque tienen claustrofobia, además, entonces siempre te ayudaba aluno a hacer un cambio de piezas, si la llevabas. Las cosas han cambiado”, explica Garrido, meláncolico pero no mucho. “Ahora las cosas están bien”.

Los Garrido, historia viva de las carreteras segovianas. Sobre estas líneas, el presidente de Asetra, José Andrés Saíz, entrega el galardón a la empresa del año a Alejandro Garrido. La entrega oficial será el 25 de abril.

Autor: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *