web analytics

Así queda el ‘nuevo’ Juan Bravo

Tras un año y un mes en el taller, el Teatro Juan Bravo de Segovia abrirá sus puertas el 30 de noviembre, para encarar lo que a partir de 2018 será su centenario (la fecha del frontón de la fachada, 1917, era la previsión inicial). Los espectadores que asistan ese día al aclamado montaje de Danzad Malditos se encontrarán un teatro que, pese a los cien años, “huele a nuevo”. Con motivo de la mejora del aislamiento acústico el equipamiento ha sido objeto de una profunda redecoración interior. Repintado general de pasillos y caja, remodelación de las salas de la primera y segunda planta, más accesibilidad para sillas de ruedas, renovación de la cubierta y saneado de la fachada exterior.

“Hemos intervenido en las tripas del teatro, que ya tocaba. La última gran reforma data de 1989, al tiempo que hemos mejorado los deterioros de la fachada”, explicaba Francisco Vázquez, presidente de la Diputación de Segovia, propietaria y gestora del histórico teatro.

Filtraciones de ruido

En total la inversión ha subido a 526.000€. La parte del león, unos 300.000€, se destinó a la mejora acústica. Es fama que de vez en vez, cuando la función de dentro coincidía con algún evento en la plaza Mayor; el ruido de la calle se filtraba a la caja escénica por falta de aislamiento. Algo de lo que tampoco es ajena la falta de coordinación entre administraciones a la hora de establecer los calendarios de eventos, de lo que se quejó de refilón Vázquez. “Nosotros estaríamos encantados de que el Ayuntamiento de Segovia se integrase en la gestión, supondría un refuerzo económico y de programación, pero estas cosas se hablan y se hablan pero a la hora de la verdad nunca han querido saber nada”, explicaba.

Para paliar la filtración de ruido se han forrado de espuma y tela las paredes que dan a los accesos de toda la caja escénica, colgado cortinas dobles en todas las puertas, desplegado moquetas e instalado puertas y ventanas de más de 10cm de grosor. “Calculamos una reducción de 40 decibelios”, explicaban los responsables de la obra. El color predominante es ahora el azul, nuevo color corporativo, que sustituye al rojo terciopelo, combinado con los grises en la moqueta y en contraste con el blanco roto de las paredes. Como motivo ornamental, las paredes de los accesos se han cubierto con tela estampada, curiosamente, con el viejo logo del teatro (no el nuevo). El resultado es un toque posmoderno, algo minimalista en los vestíbulos  que no desdice (aunque tampoco refuerza) el aire decó del patio de butacas, ambiente años 20 que se piensa reforzar con la instalación en el techo de platea de una gran araña de cristal made in La Granja. Esta era una de las premisas barajada por la diputada de Cultura de la Diputación, Sara Dueñas.

Ya en el patio de butacas, se ha mejorado algo la visibilidad desde platea. La nueva disposición de butacas, intercalando los asientos, mejora la visibilidad del escenario pero la escasa inclinación de la platea sigue siendo un déficit -acaso el principal de la sala- que queda pendiente. No había presupuesto para todo y en esta ocasión se ha primado combatir las filtraciones sónicas aplazando sinedie la visibilidad, en lo que es la más controvertida opción de la intervención.

La remodelación ha permitido reciclar en un espacio biblioteca-taller las antiguas oficinas de Prodestur, ahora ubicadas en la Casa del Sello. También la vieja sala de exposiciones se ha dotado de nueva iluminación con una pequeña tramoya que permitirá acoger allí teatro infantil o eventos de pequeño formato. También se han mejorado los sistemas de seguridad, la calefacción radiante del suelo, los aseos y camerinos, y se han dotado de hasta doce plazas accesibles para sillas de ruedas.

Fotos. De arriba a abajo. Sara Dueñas y Francisco Vázquez en la visita de obras al Juan Bravo. Detalle de la nueva decoración de pasillos y accesos. Mejoras de la accesibilidad. Camerinos.

 

Autor: Cultura

Compartir en

1 Comment

  1. Guapo, guapo nos lo ha dejado el señor Vazquez el teatro de la capital para que aquellos vecinos que vivan en la ciudad y así le puedan pasar la mano por la chepa dándole la enhorabuena por haber dejado tan hermoso legado en la capital y no por haber dilapidado un dinero de los pueblos de la provincia y para los pueblos de la provincia en los señoritos de la capital.
    Muy buena gestión señor Vazquez de la Diputación Provincial de Segovia que la esta dejando como un solar ya que entre regalar espacios para universidades privadas sin ningún beneficio para los pueblos, seguir regalando terrenos para campos de golf y urbanizaciones privadas sin ningún beneficio para lo pueblos, gestionar entidades privadas como Segovia21 con el dinero de los pueblos y ahora regalarles a los señoritos de la capital unas magníficas instalaciones para que aprenden cultura y se dejen de mangonear lo intereses de los pueblos de la Provincia de Segovia que necesidades no vea si tienen y falta de espacios culturales no le digo.

    Responder

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *