web analytics

Apostilla a «Quiero ser leonés» o la protección de la trucha del Eresma

Hace unos meses me atreví a dar mi opinión en este blog sobre lo que estaba pasando y (desgraciadamente sigue pasando) sobre las truchas segovianas en el río Eresma.

Cuando uno lee en la prensa que la Junta de Castilla y León, con sus representantes de Medio Natural está  sopesando declarar aguas truchas el hábitat de nuestras truchas me viene a la cabeza la escena de la película Casablanca donde el capitán Renault esta decidiendo si la muerte de Ugarte se debe a un accidente o a un suicidio.

Con la aplicación del sentido común (negado en toda la Comunidad durante años) y prohibiendo la muerte de las truchas en aguas no trucheras se pensaba que estaba todo resuelto. Era cuando menos inocente pensar que los furtivos que mataban las truchas fuera de temporada y más del cupo dentro de la misma les iba afectar mucho la nueva normativa.

Según los rumores, hace tan solo unos días un habitual de la pesca en la zona mató un a trucha de dos kilos, sin duda excelente reproductora (pd: somos muchos los que nos sorprendemos de no ver en la prensa ninguna denuncia en la zona). Y vienen de toda la provincia a matar las truchas segovianas a pesar de la prohibición. Era conocido que este año en febrero ya se las estaba matando.

Pero si les digo la verdad, matar una trucha en temporada no me parece tan grave como poder pescar todo el año con todos los medios permitidos. Me parece más asqueroso y sucio desgarrar la garganta y los músculos de la boca de una trucha cargada de huevas en octubre, noviembre y diciembre. Aunque luego se suelte. Porque lo dice la ley.

Pegarle una paliza y someter a un estrés terrible a un pez que se está preparando para dar nueva vida al río, es simplemente asqueroso. O simplemente joder la puesta. Yo entiendo que es muy bonito tener un coto propio todo el año abierto, para bajar cuando uno quiere o tiene  un rato, pero no puede ni debe ser.

Hablando con personas de la administración, me comentaban que el hecho de estar este tramo abierto todo el año era más que nada para que los niños se aficionasen. Esta es sin duda, lector, la mayor de las bajezas y vilezas. Poner por delante a los niños para alcanzar unos objetivos a todas luces injustos. Los niños que yo sepa, no pescan los lunes, martes, miércoles, jueves y viernes  de los meses de septiembre, octubre, noviembre, diciembre, enero, febrero marzo, abril y mayo. Porque tienen que estudiar. Y estar en el colegio. Entonces ¿Cuáles son los verdaderos motivos?

El futuro de esta zona, en mi opinión pasa por lo siguiente:

  • Declaración de aguas trucheras.
  • Declaración de Arec, con pases gratuitos (de marzo a Octubre y así la propia administración sabría de verdad el tirón de la zona como ámbito de pesca), con posibilidades de pescar con cebo natural y extracción de ejemplares (de marzo a Julio).

Lo demás ganas de hacer el vago o tener ventajas.

Author: J. García Herrero

Share This Post On

2 Comments

  1. No se preocupe, dentro de poco no quedará un bicho que pescar (ni cazar, como bien comenta usted alguna vez). Con las políticas de algunos políticos, de vale todo en favor del cazador-pescador que ‘da vida a las zonas rurales’ (ja, ja y jajaja!!!). Amén de toda España urbanizable (más ja!) y los detritus de las edificaciones a los arroyos. Como tenemos tantas depuradoras.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *