web analytics

Aparcamiento de oído

No consigo entender el rostro de asombro que ponen los responsables municipales ante la constatación —qué sagaces— de que la pasta es la motivación máxima de la UTE Collosa-Pigsur a la hora de retirarse de la concesión que tenía en el aparcamiento de José Zorrilla. “Sólo les mueve el dinero”, repiten apenados. No sé, quizá en el mundo en el que las nubes huelen a fresa y se custodia el aire las empresas sean almas cándidas dispuestas a dejar sus cuentas de resultado en números rojos para hacer felices a los ciudadanos de su entorno. En el mundo real, en el que no se dispara con pólvora del rey y hay consejos de administración, la pela es la pela y las empresas existen con el único objetivo de ganar dinero.

Debería saberlo de sobra el concejal, Alfonso Reguera, responsable de una cartera, la de Urbanismo, en la que los intereses económicos lo presiden todo. También debe de saber el edil que si ocupara un puesto equiparable al que tiene en la administración pública en cualquiera de esas empresas, el resultado de su trabajo, cuantificable en millones de pérdidas, le habría costado el despido directo y sin miramientos hace ya  tiempo.

No seré yo el que rompa, qué una lanza, una astilla, por la leonina UTE, que nos está preparando (a los ciudadanos) una pirula de mucho cuidado que ya veremos al final cuánto acaba costando, pero la realidad es que el juzgado, el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), ha dejado claro que el Ayuntamiento incumplió el contrato de la concesión cuando dejó, durante años, que funcionara el aparcamiento libre del Regimiento y que también obvió, durante años, el compromiso de extender la ORA alrededor del subterráneo para que los segovianos —qué poco nos gustan los parking— nos animáramos a aparcar allí en lugar de hacerlo en superficie. La concesión se rompe por incumplimientos del Ayuntamiento. No es discutible.

Insisto en que lo dijo el juez. El de Segovia en febrero de 2016 y el del TSJ cinco meses después. En los dos años que han pasado desde entonces el Ayuntamiento ha sido incapaz de negociar —que quiere, se me antoja como lema de los parlamentos ese de ‘pa chulo, chulo, mi pirulo’— ha ido a pleitos y recursos con la empresa que, como era fácil prever desde el primer momento, ha perdido en todos los casos y también las costas derivadas de ellos, que no son baratas.

Desde esa posición ventajosa y ante la postura del Consistorio de estirar la cuerda y dejar pasar el tiempo, la empresa ha dado otra vuelta de tuerca y ha cerrado el quiosco obligando al Gobierno local a adoptar su “plan de contingencias”, que al parecer pasa por dejar aquello abierto para que los usuarios que tienen firmada concesión particular —romperla podría llevar a nuevas demandas millonarias— puedan seguir accediendo al garaje, al parecer repleto de deficiencias técnicas y de seguridad, lo que no deja de ser un nuevo riesgo, al parecer asumible.

Me acerqué el pasado jueves a la reunión que Luquero, su brazo derecho y sus técnicos —esa figura difusa de la que algún día habría que hablar con detenimiento— con los usuarios afectados y la sensación que tuve es que andaban bastante perdidos sobre qué hacer exactamente y hasta confiados en que lo de cerrar del todo sólo fuese un farol de la empresa. Esa frase de “Eso nos dicen los jurídicos que hagmos” pone los pelos de punta. Y se oyó varias veces en afirmaciones que empezaban con “Creo que…” o “Vamos a ver si…”

Bueno, no falta entusiasmo, que los mismos protagonistas ya andan anunciando que cuando reparen las deficiencias, arreglen las máquinas y den una mano de pintura antes de abrir de par e par el aparcamiento será uno de esos sitios en los que dejar el coche será un deleite. Vamos, que ahora sí nos vamos a enterar de lo que es una buena gestión de una infraestructura que hasta ahora ha tenido ocupaciones medias del 8% en los mejores años pero que va a acabar siendo modelo en España, algo que de verdad me encantaría pero que, permítamelo, por mera experiencia de gato escaldado, hasta que no meta el dedo en la llaga… Al menos en esto le darán en el palo del gusto a IU que por fin verá un servicio municipalizado.

Pero para eso aún falta. En la reunión que le decía hablaban de dos meses pero hombre, es el departamento de Urbanismo de Segovia el que dice que de aquí a mayo habrá hecho las obras de los desperfectos y, sobre todo, habrá modificando la ordenanza de tasas para fijar los precios de los servicios del parking… El último ejemplo de un servicio similar es el de la estación de autobuses, entregada en marzo, tras las obras, pero cuyos precios públicos se aprobaron muchos meses después y eso que entonces también se decía que estarían en un pis pas.

La última preocupación que me tiene loco: el precio de la liquidación del contrato del parking que está en manos de un juez con una horquilla variable entre 3,7 y 11 millones de euros. Tengo los dedos retorcidos deseando que la asesoría externa que hizo los cálculos —será que los técnicos en nómina de la ciudad no tienen cualificación suficiente, no lo sé— diera en el clavo y la cosa “sólo” nos cueste lo que previeron y no lo que pide la UTE.

En esto, en 2016, el concejal de Hacienda y Urbanismo pronosticó que pasarían años de pleitos antes de que tocara pagar y a mi se me antoja que la receta está al caer… ¡Que me quede como estoy!

Author: Fernando Sanjosé

Segovia (1967). Periodista.

Share This Post On

7 Comentario

  1. Muy bueno el artículo pero en si lo que significa es dinero tirado por el contribuyente y además dinero directo que seguiremos pagando por aparcar. Vamos negocio para todos menos para los ciudadanos.

    Post a Reply
  2. Hay que “tener huevos”, para firmar la eliminación del aparcamiento del Regimiento y aumentar la zona azul, para fastidiar a los segovianos de esa zona, por el simple motivo de contentar a la concesionaria del aparcamiento.
    Ja, ja, ja,….. y el “asesor” jurídico del Ayuntamiento, fumándose un puro con los pies en la mesa.

    Post a Reply
  3. Y mira que gestionan bien los apaños con la oposición para conceder soldadas y demás complementos dinerarios por su ‘magnífica’ gestión diaria al frente del Ayuntamiento. Por cierto, el ‘beodo del mocho’ en su línea argumental por las nubes.

    Post a Reply
    • Pues tu línea argumental estará por el limbo, porque no se entiende nada de lo que quieres decir, NiniPaga.

      Post a Reply
  4. Muy buen artículo.
    El problema que ha tenido y, lamentablemente, tiene este Ayuntamiento es que NUNCA cumple lo que promete y firma en los Convenios y en los pliegos de condiciones Administrativas. Es como si lo que prometieran no fuera con ellos, no fuera obligatorio. Se creen que las empresas que licitan y, lamentablemente, son adjudicadas, son como ellos, que el dinero no les cuesta, que su objetivo no es ganar dinero.
    Este Ayuntamiento, con los Sres del PSOE al mando, ya han arruinado a varias empresas que se quedaron con algún servicio o concesión municipal, y no serán las últimas. Si los responsables de estos desaguisados tuvieran un poco de dignidad ya habrían dimitido hace años. El Sr. Reguera debería estar jugando al monopoly en su casa en vez de en el Ayuntamiento, además con prepotencia cuando no sabe ni lo que hace. Y la Alcaldesa debería estar hace tiempo ordenando su casa en vez de esta ciudad, se la queda muy grande, siempre con excusas para todo y sin soluciones para nada.
    Tenemos lo que nos merecemos, unos ineptos y lo que es peor, que ellos lo saben.

    Post a Reply
  5. Quien les pide responsabilidades a estos “iluminados” munícipes que regetan esta bimilenaria ciudad, por que ojo si fuera al revés, templarian las témporas para poner colorados a más de uno, ¿cuanto lleva apechugado el ayuntamiento, por las meteduras de pata de estos artistas? Ahora ampliaran la ORA, y todos tan contentos.,
    Yo creo que en este ayuntamiento existen muchos santuarios y estos castas no tienen ni idea de gestión municipal

    Post a Reply
  6. Bravo por este artículo SEÑOR San José.
    Usted sí que sabe.
    Bravo de nuevo.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *