web analytics

Alumnos de la UVa sorprenden a un carterista en la biblioteca

La policía detuvo el 15 de diciembre a un joven de unos 20 años después de que alumnos de la UVa le sorprendieran sustrayendo un billete de 50€ a una alumna. El supuesto carterista, ajeno a la universidad, estaba sobre las 17:00 horas  en la zona de estudio de la biblioteca en el campus María Zambrano de Segovia (en la imagen). Aprovechando una confusión con un móvil sustrajo un billete de 50€ de una alumna, de ascendiente asiático y vecina de mesa del joven. Otro estudiante alertó a la víctima y descaró al ladrón, que sin embargo negó el robo y, ante un profesor, se revolvió los bolsillos para demostrar que no tenía más que calderilla. Otra alumna, que había presenciado el suceso, explicó que había visto al carterista esconder el billete en la ropa interior, procediéndose entonces a a dar aviso a la policía. Ante las evidencias, el ladrón reconoció el robo y devolvió “el botín”, tratando de escabullirse por las salas de la biblioteca del ágora. Finalmente fue detenido por la policía y trasladado a comisaría para su identificación. Al parecer, se trata de un ladrón habitual.

Aunque teóricamente limitada a alumnos de la UVa, la biblioteca del campus y especialmente las salas de estudio son habitualmente usadas por otros alumnos segovianos especialmente en tiempo de exámenes. Los alumnos implicados en el suceso reclamaron más limitaciones en los accesos a la sala de estudios. “Aquí entra cualquiera, antes solo podías acceder con el carné de la universidad”, explicaban.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

1 Comentario

  1. Es una verguenza, entra gente de cualquier pelaje mientras lo bibliotecarios y profesores miran a otro lado. Los ordenadores ocupados por gente que termino sus estudios hace 50 años.
    Confunden facultudad con centro Social de barrio.
    Una P. Pena.

    Post a Reply

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *