web analytics

A vueltas con Amancio

Las donaciones a diferentes Comunidades Autónomas por parte de la Fundación Amancio Ortega han vuelto a suscitar debate, lo hicieron en su momento con su anuncio, y lo vuelven a hacer en plena campaña electoral en diferentes Comunidades Autónomas, las competentes en materia de sanidad.

Reducir este debate a si nos parece bien, mal o regular estas donaciones, es simplista, y añado populista a los argumentos esgrimidos por sus partidarios. Y creo que el debate debiera ir más allá, y centrarse en la parte, donde las administraciones debieran garantizar la prestación de los servicios públicos.

Si alguien tiene que hacer efectivo el derecho a la protección de la salud en Castilla y León, no es una fundación mixta como la de Amancio Ortega, sino la Junta de Castilla y León, como así lo indica el Estatuto de Autonomía, la Ley 8/2010, de 30 de agosto, de Ordenación del Sistema de Salud de Castilla y León y la propia Constitución.  No es que no se acepten donaciones, es que lo que no se acepta es la dejación de funciones por parte de las instituciones del mantenimiento de los servicios públicos. Y el caso de Castilla y León lo explica a la perfección.

Nuestra Comunidad, según el convenio firmado, es la destinataria de alrededor de 18 millones de euros para diferentes tipos de equipamiento para el tratamiento y prevención contra el cáncer, es decir aceleradores lineales y mamógrafos digitales de última generación. Según este convenio, el complejo Hospitalario de Segovia, sería el receptor de dos de estos mamógrafos.

Pues bien la negligencia es que la Consejería de Sanidad, antes de la firma de este Convenio y de conocer esta donación garantizó en 2016 que se habían iniciado los trámites para la adquisición de varios mamógrafos digitales de última tecnología, uno de los cuales iba a recaer en Segovia ¿Por qué hasta la donación de Amancio Ortega no se preocupó la Consejería de dotar a las segovianas de este equipamiento? ¿ Por qué tuvieron que esperar hasta la “caridad” del señor Amancio Ortega? ¿Qué ha pasado o pasará con el dinero de este equipamiento que reembolsará don Amancio ? Y esto no solo en Segovia, sino en toda la Comunidad, a pesar de que en el 2015, el Partido Popular se había comprometido a mejorar el equipamiento diagnóstico y terapéutico de los centros hospitalarios ¿dónde ha quedado este compromiso de mejora?

No se trata de los impuestos que pague Amancio Ortega, que también va de eso, sino, de dónde van a parar nuestros impuestos, los de las clases medias (si es que existen), los de las personas que no utilizan la ingeniería fiscal que favorece a las grandes fortunas para pagar menos. Se trata de que nuestros impuestos  reviertan en un sistema público de servicios fuertes, porque sino estaremos hablando no de una democracia o de un Estado Moderno, sino de un sistema feudal, dependiente de la caridad de los que más tienen.

Uno de los últimos argumentos, ha sido la justificación de una responsabilidad social corporativa por parte de las empresas. Y no, la donación de Amancio nada tiene que ver con una auténtica responsabilidad social. Ésta debe practicarse todos los días del año y tiene que ver con la defensa de los derechos de los trabajadores y trabajadoras de tu empresa. Hay que recordar que las trabajadoras de una tienda de Pontevedra fueron las primeras en realizar una huelga contra el magnate del textil, por no hablar de las condiciones de trabajo de aquellas empresas externalizadas en terceros países que hacen la ropa para las distintas tiendas de Amancio.

La responsabilidad social tiene que ver con ser respetuoso con el medio ambiente, y tiene que ver, con no utilizar un movimiento como el feminismo para hacer negocio con camisetas y diverso merchandising, y por otro lado seguir estableciendo estereotipos de género con tallas imposibles.

En definitiva, filantropía o no, lavado de imagen o no, la realidad es que el debate no solo debe centrarse en la aceptación de donaciones sino en la dejación de funciones en la prestación de servicios públicos, que han realizado los diferentes gobiernos durante los últimos años en una justificación de política de ajustes donde los únicos beneficiarios al final han sido todos los Amancios.

 

 

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Ex-procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

9 Comments

  1. Le digo donde van nuestros impuestos, a pagar a una tropa de políticos ineptos, sin respeto, sentido común,ética,educación, moral, dignidad y mucho menos sentido de estado o país, aquí cada uno va a lo suyo, a las pruebas me remito del bochornoso espectáculo de la toma de posesión y juramento de sus señorías en el Congreso de los Diputados, es sonrrojante cuanto menos, las forma y los términos que utilizaron.
    Lo de D. Amancio Ortega Gaona, ese leonés de Busdongo de Arbás, al que Vd, se toma la libertad de criticar, no merece comentario alguno, Vd. y los de sus circulo afín, creo que ignoran que este leones, ha dado empleo en 2018 a 174.386 personas, el 75% mujeres, con una paridad salarial del 0,8% a favor de las mujeres, impuesto de sociedades y seguridad social 2.764 millones de euros, de ellos 928 en España, solo por mencionar algunos datos significativos, le pregunto a Vd, me puede indicar que ha hecho por el bien común D. Pablo Iglesias desde que se dedica a la política, ademas de incrementar su patrimonio personal. Ademas de una pregunta es una reflexión para muchos que siguen a este mesías mediático pero vacío

    Post a Reply
  2. Mezclar churras con merinas no es lo más apropiado. Las donaciones al Estado por parte de los particulares, entiendo yo, que son de agradecer, pues el Estado, está claro que no llega a todo.
    Y no sé porqué tenemos que escuchar, o leer, en contra de las donaciones porque producen beneficios fiscales. Con esos razonamientos nadie deberia hacer donaciones a ONG’S ya que una parte es deducible de la Renta.
    Olé por las donaciones y de cuánta mayor importancia y beneficio para los comunes de los humanos, mejor.
    Y lo que deben hacer los políticos es recibirlas,sin que prevalezca su opinión personal, ya que van destinadas al bien general

    Post a Reply
  3. Por qué antes de decir estupideces piensan en lo que ustedes aportan ? No aportan nada, en el supuesto de que tuviesen que usar una de las máquinas aportadas por Amancio Ortega, lo rechazarían? Por favor pienses antes de decir estupideces.
    Cómo se les nota que hablan desde el más absoluto desconocimiento de la realidad de las personas que sufren cáncer.

    Post a Reply
  4. A los que critican una brillante y educativa reflexión, les dedico las maravillosas escenas de «Los santos inocentes» donde se muestra un mundo feudal, de señoritos y criados semiesclavos en pleno siglo XX y dónde estos últimos están súper agradecidos de comerse las migajas de pan que se le caen al patrón de la mesa.

    Post a Reply
  5. esto es comovenezuela, donde maduro quitala comida que entra desde colombia para los venezolanos ambrientos, no e vayan a pensar que fuera si puedencomer..aqui lo mismo, no dejan donaciones por parte deun rico para que la gente no vaya a pensar que vaya a ahber ricos buenos.que puede que sea uno de los que masimpuestos pague de españa…podemos luego no tiene problema en recoge donaciones de venezuela o iran…

    Post a Reply
  6. En una cosa tiene razón, Natalia, la Junta debe cumplir con sus obligaciones y no desviar fondos a otros menesteres. Si tenía que haber provisto de dicho equipamiento hace años, ¿dónde está ese dinero que se iba a desviar para tal motivo? ¿Por qué ha esperado hasta la donación?

    Pero por otra parte, Natalia, su lider político, se podía «haber metido la lengua por el culo»(lo siento, pero es la manera más sutil y educada de decir lo que pienso al respecto) con sus comentarios hacia dichas donaciones, hacia los impuestos que paga D. Amancio Ortega y demás menesteres del discurso que soltó…

    Somos todos muy damagogos, con que si condiciones laborales, con que si tienen a niños haciendo la ropa en paises tercermundistas… Pero luego todos a comprar el modelito de la temporada que toque, a la tienda que sea, olvidándonos de todas estas cosas, ¿a que sí?

    El ser humano, se va a estinguir de estupidez y, a este paso, los Españoles, seremos los primeros…

    Post a Reply
  7. ¿Sigue Usted ahí, Doña Natalia?

    Post a Reply
  8. Que malo es Amancio de verdad!! Que nos da «limosna» multimillonaria para poder comprar maquinaria sin la cual muchas personas no podrían sanar. Menos mal a Naty y sus amigos que ellos donan máquinas mejores.
    Lo peor de todo es que no se les cae la cara»dura» de vergüenza

    Post a Reply
    • Pues claro, Romano. Ellos «donan» parte de sus sueldos a su «partido», para que su cochambroso lider espiritual haga «nosesabequé» con ese pastizal.
      ¿Alguien sabe que hace el partido podemita con esas donaciones?
      ¿De verdad alguien se cree, que con los que les gusta la propaganda a estos impresentables, no venderían a «bombo y platillo» lo buenos y solidarios que son?
      Menuda banda.
      Menos mal, que «la gente», su «gente», les ha puesto en el sitio que se merecen, y del que salieron debido a la estupidez de hasta millones de personas.
      Muchas gracias, Don Amancio. Con sus máquinas generosamente donadas, ha contribuido a la detección y cura del cáncer, y a la detección de la estupidez.

      Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *