web analytics

El Monteresma, campeón de la copa de aficionados

Monteresma, campeón de copa. Abajo: los briqueros hacen pasillo a los campeones. Vistazo de la grada.

En los últimos cinco años, el CD Monteresma, de Palazuelos de Eresma, ha disputado cuatro de las cinco finales de la Copa Delegación, del fútbol aficionado, de las que ha ganado tres, incluyendo la disputada el 30 de junio en el Estadio de la Albuera, contra el Cantalejo y resuelta a favor de los morados sin excesivas complicaciones por un 2-0.

El partido, con buen ambiente en las gradas más allá de algún energúmeno que más que a los estadios debería frecuentar a algún psicólogo, se inició con la mejor ocasión de los briqueros, un tiro al poste seguido de un derribo en el área muy protestado. Momentos de dominio de los de Cantalejo que, sin embargo no se traducía en ocasiones. Tampoco el Monteresma, que se adelantó en el marcado por un libre directo en una falta de cesión al porte. Gol. En los minutos siguientes llegaría el mejor fútbol del Monteresma, con buenas combinaciones y un centro del campo dominador comandado por Galindo. Prueba de ello la deparada por Ousama, que se marca una arrancada deshaciéndose de tres contrarios para ceder a Javi Sanz, que se revuelve en el área y fija el 2-0 definitivo en el minuto 45. Demoledor. La segunda parte apenas tuvo historia. Los briqueros lo intentaban pero sin ocasiones dignas de mención.

Subcampeón en la liga regular, por detrás del meritorio Turégano, tras dos temporadas dominando también la liga regular, el triunfo del Monteresma del alfoz se suma al doblete (liga y copa) cosechado por los juveniles, lo que da buena idea de la proyección de la cantera del club.

Superado el medio siglo de vida, el club morado se benefició a partir de los años 80 del fuerte patrocinio de la Dyc, lo que  durante más de una década le convirtió  un gallo dentro del fútbol aficionado e incluso militando durante cuatro temporadas en la Tercera División, mano a mano con la Segoviana. Pero en 1992 los cambios normativos prohíben la esponsorización del fútbol por las licoreras y el tabaco, Dyc deja de apoyar al equipo y el club pasa dos años inactivo. Hasta el 95/96.

De entonces ahora, el club ha sabido aprovechar el crecimiento del pueblo, que de poco más de un millar de vecinos (includo San Cristóbal) ha pasado a superar los 5.000 (y ya sin San Cristóbal). Es un pueblo, de rápido crecimiento y muy joven, lo que ha sabido aprovechar el club para convertirse en el principal proveedor de servicios deportivos a los centenares de chavales y chavalas (hay equipo femenino) del pueblo. Jóvenes que hace ya unos años llegaron a la competición de aficionados. Puede decirse que el Monteresma vuelve por sus fueros.

Author: Redacción

Acueducto2 es gratis. Si te gusta lo que hacemos, ayúdanos difundiendo nuestros noticias, pinchando en la publicidad de tu interés y compartiendo nuestras noticias. Gracias.

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *