web analytics

28 de abril

Pues ya está, se convocan elecciones, después de que se aprobara una enmienda a la totalidad de unos presupuestos, a los que Unidas Podemos contribuyó. Unos presupuestos a los que se incorporaron, con mucho diálogo, unas medidas que eran posibles, y que mejorarían, por mucho que a algunos les fastidiara, la vida de la gente. Unos presupuestos que pusieron a las personas en el centro, y que no pusieron en el debate a los españoles y españolas bueno y malos, y que se alejaron de shows mediáticos, banderas en los balcones, o manifestaciones en Colón. Quizá fue eso lo que les hizo fracasar, que se ocupaban de la cotidianidad, que se acercaban a la gente y se alejaron del conflicto, ese en el que algunos les parece muy cómodos estar.

No puedo dejar de sentir en el fondo cierta tristeza, porque sí, eran una oportunidad para millones de personas, que fueran dejadas de lado durante los años más duros de la crisis. Todavía no puedo entender el voto en contra de estos presupuestos de algunas formaciones, pero es lo que hay, y lejos de culpas y de polarizaciones, hay que mirar hacia delante con la misma ilusión que nos llevó a embarcarnos en el proyecto de Podemos hace ya cinco años, que no era otra que mejorar la vida de la gente.

Unas nuevas elecciones en menos de cuatro años no hacen más que ratificar el fracaso del Régimen del 78 o la muestra práctica de una transición mal resuelta, que se ha estancado y que no ha sabido acoplarse al desarrollo y al paso de los años.

No voy a renegar de los acuerdos a los que se llegaron durante la transición, pero también considero un error no modernizar y pensar que están escritos en piedra, que no se pueden modificar, como si la sociedad de entonces fuera la misma que ahora. El ejemplo claro de este fracaso, o al menos el más mediático, ha sido sin duda la crisis territorial, que no solo afecta a Cataluña, sino que afecta a todas las Comunidades Autónomas, de hecho, ya lo veremos, como la financiación autonómica será tema estrella en las diferentes campañas territoriales.

Sin duda la convocatoria de estas elecciones demuestran, en cierta manera lo que Podemos lleva diciendo desde su nacimiento, que los acuerdos del 78 están caducados y se necesitan unos nuevos, con nuevas mayorías, y con nuevos principios sociales que nos hagan un país moderno, a la vanguardia y acorde con muchos de nuestros vecinos europeos, a los que tanto recurrimos, pero de los que “copiamos” poco cuando se trata de avanzar.

Y demuestran el fracaso porque parece que el diálogo no se encuentra dentro de los nuevos principios. En España se ha sabido gobernar desde las élites única y exclusivamente con mayorías absolutas y para unas minorías, cuando en los nuevos tiempos, la sociedad está demandando a los políticos que no existan mayorías absolutas, como ya lo demandaron muchos países europeos, con tradiciones democráticas mas largas.

Una y otra vez, el diálogo ha sido penalizado, denostado e insultado. La moción de censura triunfó con diálogo y con acuerdo de varios partidos, y los perdedores se han dedicado día sí y día también, a denostar a todos los que apoyaron la salida de un partido corrupto del gobierno de un país: gobierno Frankenstein, coaliciones con populistas, independentistas, enemigos de España, son solo algunas de las calificaciones que se han otorgado a este gobierno. Todo de manera despectiva, como siempre, como si doce millones de personas no tuvieran legitimidad para decidir las políticas de un país.

El futuro no pinta mucho mejor, ya que muchos partidos se sienten cómodos con el pasado, con volver a leyes de los 80 como es el caso del aborto, o con leyes de antes de la transición como es la centralización del Estado (algo por cierto que sería devastador para Castilla y León), y todo compitiendo, en realidad, no por un interés ciudadano, sino por un interés partidista que siga garantizando un estatus social claramente dividido entre los que mandan y los que tienen que obedecer. De hecho esto último se vio muy claramente en el debate de presupuestos. Los comentarios despectivos hacia la Ministra Montero, por su lenguaje, por su acento, por su forma de explicar los presupuestos, no son más que la verbalización del malestar porque una mujer explique una de las normas más importantes de nuestro país, y porque lo haga con un lenguaje sencillo de ciudadana normal, sin estridencias que acerca la política a la ciudadanía, y lo digo yo, que no pertenezco al mismo partido que la ministra de Hacienda.

En definitiva, tanto el 28 de abril, como el 26 de mayo, habrá que demostrar de nuevo, que España, es mucho más que una bandera en un balcón, porque España es moderna, democrática, y, sobre todo, social.

Author: Natalia Del Barrio

Natalia del Barrio. Licenciada en Ciencias de la Información. Procuradora de Podemos por Segovia en las Cortes de Castilla y León.

Share This Post On

3 Comments

  1. Natalia, el 28 de abril y el 26 de mayo, much@s español@s van a quedarse en su casa, o en el bar, o en el campo, o donde sea… Pero no van a ir a votar.

    ¿La razón? Pues que da igual a quien votes, porque TODOS l@s polític@s de hoy en día, se siguen moviendo por sus propios intereses, TODOS.

    L@s español@s estamos un poco hasta las narices de que nos tomen el pelo, con discursos vacíos que nunca cumplen nada de lo que hablan. Como sigan así, va a llegar un momento en el que no va a ir a votar nadie, solo l@s propi@s interesad@s.

    Post a Reply
  2. Efectivamente, Doña Natalia. Y por fin. Elecciones el 28 de Abril.
    Estoy ansioso. Ansioso por comprobar, por fin, el porcentaje real de «gente» que se cree las «pamplinas» podemitas, después de 5 años, «enseñando la patita». La «gente», ya sabe perfectamente lo que sois los sectarios seguidores del Marques de Galapagar.
    Vosotros abrazáis proetarras, y os da «grima» un paisano que pone la bandera de España en el balcón. Un «peligroso» espécimen, el que pone una bandera de tu País en un balcon,……. el «fachus ibericus»,……. ¿verdad, Natalia?
    Yo alucino, con Usted, Doña. Se extraña de que se tumbaran unos presupuestos que no se los creía nadie en su sano juicio. Que Europa mando «a toriles» dos veces, y que por tener «trampas», en los «ingresos» contabilizaba IVA de 13 meses al año.
    Y nos cuenta que son…….. «unos presupuestos a los que se incorporaron (los podemitas), con mucho diálogo»……. si,….. ja, ja, ja, ja, ja,……. diálogo EN LA CARCEL. Que hace falta tener «cuajo», para que todo un «Marques» se vaya de «negociaciones» a la cárcel para ver a un independentista en prisión preventiva por delitos muy graves.
    No tiene ustedes vergüenza, Doña Natalia, y nos quieren dar «clases». Ja, ja, ja.
    «Régimen del 78» nos dice. ¿Pero que puede decir de «regímenes» los asesores-defensores del dictador Maduro en Venezuela? ¿Pero donde tienen Ustedes la dignidad, Doña Natalia?
    ¿Pero como puede ser Usted tan «cainita» de hablar de ….»fracaso del Régimen del 78 o la muestra práctica de una transición mal resuelta»…… o de….. «los acuerdos a los que se llegaron durante la transición, pero también considero un error no modernizar y pensar que están escritos en piedra»…….
    ¿Transición mal resuelta?……. ¿Pero de que habla Usted?…… Son Ustedes ridículos, e intentan engañar a atontaos que entran en ese juego del «nosotros lo hubiéramos hecho mejor». Que lástima, Doña Natalia. Que mala suerte hemos tenido los Españoles. Si ahora somos una de las 19 plenas democracias que hay en el mundo, si el Marques de Galapagar hubiera nacido 60 años antes, seríamos la democracia suprema, la «number one» de la galaxia. Que lástima, Doña Natalia, que lástima.
    Pero no se preocupe, que el 28 de Abril, se les va a quitar a Ustedes la «chulería». Porque son Ustedes hasta «chulos» (y «chulas» , claro). Las «transiciones-ficción» de lo que se tendría que haber hecho en España hace 40 años, Ustedes las «dominan», pero sin embargo, sus «transiciones internas», sus «confluencias», sus «rollitos varios» con «Mareas», con los «Ahora», con los «Mas», con los «Se puede», y sus «fanfarrias varias», eso les sale a Ustedes «como el culo», Doña Natalia. ¿Pero si están Ustedes «a hostias», Doña Natalia?…….. ¿De que cojones nos quieren dar clases?
    Ja, ja, ja,…. «gobierno Frankenstein»……, ja, ja, ja,…. ya lo creo. Rubalcaba lo bordó con el nombrecito. Si, Doña Natalia,…. Rubalcaba.
    «El futuro no pinta mucho mejor»…… nos dice Doña Natalia. Ja,. ja, ja,…..Todo lo contrario, Doña. El futuro es el 28 de Abril. El futuro os pondrá en vuestro sitio. Y con esas banderas que tanto os molestan, puestas en los balcones.

    Post a Reply
  3. Con todo respeto, paso a rebatir:

    «Unos presupuestos a los que se incorporaron, con mucho diálogo, unas medidas que eran posibles, y que mejorarían, por mucho que a algunos les fastidiara, la vida de la gente.»

    Las medidas de los presupuestos no eran posibles y no mejorarían la vida de la gente por algo muy simple, aritmética básica, suponían un gasto que los ingresos no cubrían, ni haciendo triquiñuelas como la de contar 13 meses de IVA salían las cuentas, siendo un claro “pan para hoy y mucho hambre para mañana”.
    El Banco de España ya venía avisando, al igual que la AIReF, de la inviabilidad de estos presupuestos, que tampoco cumplirían con la Ley de Estabilidad Presupuestaria, de haberse aprobado Bruselas los hubiera echado atrás. Eran en sí mismos todo un ejercicio de irresponsabilidad.

    «Unas nuevas elecciones en menos de cuatro años no hacen más que ratificar el fracaso del Régimen del 78»

    A partir de aquí hace usted un análisis tremendamente simplista y sin sentido para apoyar el mantra de que el régimen del 78, como les gusta a ustedes llamar a la España constitucional, esta fracasado. Nada más lejos de la realidad. Estas nuevas elecciones en 4 años se dan principalmente porque ningún partido, ni bloque de partidos, aglutina una mayoría suficiente para gobernar con estabilidad, y si se da el caso de que esto último pudiera ser una posibilidad ya se encargan los otros bloques en evitarlo, en un ejercicio de partidismo que ejemplifica como el sentido de estado o el de servicio público brilla por su ausencia en la política actual a la que ustedes pertenecen.
    Esta falta de mayorías viene también motivada por nuestra actual ley electoral que permite presentarse a las elecciones generales sin necesidad de presentarse en todo el estado, algo a todas luces falto de sentido y equidad que provoca españoles de primera y de segunda según a quien voten. No les he oído poner el acento en esta realidad.

    «gobierno Frankenstein, coaliciones con populistas, independentistas, enemigos de España, son solo algunas de las calificaciones que se han otorgado a este gobierno. Todo de manera despectiva, como siempre, como si doce millones de personas no tuvieran legitimidad para decidir las políticas de un país.»

    Me sorprende como para lo que les interesa el único y verdadero modelo democrático es el de la participación directa y el de los referendums sobre todo, mientras que otras veces el modelo perfecto es el de la democracia parlamentaria, como exhibe en este caso. 12 millones de votantes dudo mucho que estuvieran de acuerdo con los pactos detrás de la moción de censura de los cuales se conoce más bien poco, ya que en un ejercicio de mínima transparencia no se hicieron públicos en ningún momento, ¿es esta la nueva política o más bien la más antigua, la de gobernar sin transparencia alguna?.

    «la centralización del Estado (algo por cierto que sería devastador para Castilla y León)» por favor, la agradecería que apoyase dicha afirmación con algún argumento o dato, porque sorprende como poco que opine que el hecho de que ciertas competencias sean intransferibles para garantizar que todos los españoles las reciban por igual, suponga un hecho devastador para Castilla y León. ¿No será más bien que con menos competencias hay menos sitio para cargos políticos y estructuras redundantes?

    «no son más que la verbalización del malestar porque una mujer explique una de las normas más importantes de nuestro país», ¿está usted de verdad sugiriendo que se replicó a los presupuestos por ser mujer la persona encargada de presentarlos?, ¿en qué concretamente se basa para verter tal afirmación?.

    «En definitiva, tanto el 28 de abril, como el 26 de mayo, habrá que demostrar de nuevo, que España, es mucho más que una bandera en un balcón, porque España es moderna, democrática, y, sobre todo, social.»
    Efectivamente, España es más que la bandera constitucional en un balcón o que la bandera republicana en una manifestación, y gracias a que vivimos en una de las mejores y más garantistas democracias del mundo, fruto de la transición que usted denosta y califica despectivamente como régimen del 78.

    Post a Reply

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *